EditorialNacionales

El respeto al derecho ajeno es la paz

En nuestro país es común ver que sindicalistas marchan por las calles y obstaculizan el libre tráfico de los automóviles. La mañana de este martes 27 de noviembre, sindicalista de CTUES cerraron el paso vehicular sobre la autopista Norte al costado sur de la Universidad de El Salvador exigiendo el pago del escalafón.

En La Mira-Editorial

Los trabajadores universitarios tienen todo el derecho de exigir que el Gobierno de Salvador Sánchez Cerén pague el escalafón, pero no tienen derecho a cerrar las calles y evitar que los automovilistas circulen por esa arteria. Los trabajadores perfectamente  pueden tomarse las aceras, permitiendo el paso peatonal, sacar megáfonos y gritarle al Gobierno de Salvador Sánchez Cerén que cumpla con este mandato que desde hace varios años viene soslayando, pero no tienen derecho a importunar a los salvadoreños que circulan con sus vehículos por esa vía. Hace muchos años el pensador mexicano Benito Juárez lo dijo muy claramente “el respeto al derecho ajeno es la paz”.

Como periódico digital “En La Mira” creemos que es importante y necesario que los salvadoreños protestemos y hagamos sentir nuestra fuerza contra cualquiera que quiera vulnerar nuestros derechos. Es importante que los mandatarios, políticos, diputados, patrones, autoridades judiciales y policiales sepan que como salvadoreños tenemos derecho a protestar, y que cuando sea necesario lo haremos aunque nos echen a la UMO encima, o a los agentes del CAM como pasó recientemente en Santa Tecla, donde murió un trabajador que vendía sus productos en la calle, pero también es importante que seamos respetuosos de los derechos ajenos.

Para entender este principio es  necesario que los salvadoreños, antes de bloquear una calle o avenida nos pongamos en el lugar de los afectados y nos preguntemos. ¿Nos gustaría que nos hicieran lo mismo? Que nos obstruyeran el libre paso cuando nos dirigimos a realizar una actividad importante y nos encontramos con que no se puede circular porque un grupo de protestantes se han tomado la calle. Lo más seguro es que está acción nos molestaría y que incluso haríamos reclamos.

Claro que llegar a este razonamiento requiere educación y cultura, algo que casi no existe en nuestro país, en donde manda la fuerza del más violento. Pero las cosas no  deberían ser así. Debemos entender que como salvadoreños nadie está por encima del otro por humilde que este sea, solo así cambiando nuestros impulsos  violentos y abusivos podremos lograr un mejor país en donde todos gocemos de los mismos derechos, pero respetando los derechos de los demás.

 

 

 

 

 

 

 

 

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close