NacionalesOpinión

Apoyos y debilidades de los partidos GANA, ARENA y FMLN

El Movimiento MASAS ha realizado un análisis a partir de la encuesta de la Universidad Francisco Gavidia (UFG), la cual recoge mucha información que no da a conocer a la hora de publicar los resultados.

Opinión/Lic. Juan José Ortiz

Movimiento MASAS

Esta encuesta y todas las demás solamente nos dicen quién va primero y el porcentaje, pero no dice de donde vienen los apoyos o los sectores que rechazan una oferta electoral.

En el estudio de MASAS se han caracterizado la mayor parte de  estadísticamente posible. Así como los grupos poblacionales que respaldan o rechazan a Nayib Bukele, Carlos Callejas y Hugo Martínez.

GANA

El Partido GANA y su fórmula presidencial compuesta por Nayib Bukele y Félix Ulloa, en términos generales aparecen bien posicionados ante el electorado a nivel nacional, pero al hacer un análisis sobre las mujeres jóvenes, específicamente del área rural vemos que el mensaje no llega debido a que ellas no tienen acceso a internet, mecanismo de comunicación social que utiliza Nayib Bukele.

Este grupo poblacional debido a su bajo nivel de escolaridad, la precariedad económica y social en la que viven, en su mayoría amas de casa, esposas o madres solteras que se dedican a los oficios domésticos y acompañar las actividades agrícolas de sus parejas, solamente cuentan con la televisión como único mecanismo de comunicación.

Los bajos niveles de escolaridad y el elemento cultural es otro factor que explica que las mujeres jóvenes en el área rural son las que menos asimilan la candidatura de Bukele.

En el caso de la población de clase media y alta con mayor instrucción educativa y la más madura, tanto la fórmula como el partido GANA tiene menos aceptación debido al desencanto provocado por la decisión de Nayib Bukele de afiliarse al Partido GANA y porque las propuestas planteadas hasta el momento por la formula Nayib-Félix, no terminan por convencer a este conglomerado, que vislumbra que no hay un proyecto político y un rumbo de país.

Finalmente, las alianzas sectoriales y estratégicas con el movimiento social y otras fuerzas políticas son un elemento frágil en la estrategia electoral de Nayib-Félix. Hasta la fecha, solo ha sido posible articular una alianza entre partidos políticos pero no con el movimiento social.

ARENA

En el caso del partido ARENA, tanto en la encuesta de la UFG como en los cinco conglomerados utilizados para el análisis en esta investigación, aparecen ubicados en el segundo lugar de las preferencias y con un claro síntoma de estancamiento en cuanto a su crecimiento electoral. Si bien siguen mostrando fortaleza en los sectores rurales y con menor nivel de escolaridad, que es donde su voto duro se consolidad, no ha sido capaz de atraer al voto joven particularmente aquellos grupos que tienen más acceso a medios de comunicación y que cuentan un mayor nivel de escolaridad.

Además se percibe que la oferta electoral promocionada por Carlos Calleja-Aida Lazo, hasta ahora no logra penetrar en la clase media y en las capas con mayores niveles de escolaridad.

Otro elemento que ha sido clave para entender el estancamiento del partido y su fórmula es la incongruencia entre el discurso y las acciones dichas y llevadas a cabo por la fórmula y las acciones y decisiones que el partido ARENA y su bancada legislativa están queriendo implementar. Por ejemplo con el tema del manejo del agua. Carlos Calleja se ha pronunciado públicamente porque el organismo que administra la distribución del vital líquido sea estatal, mientras que el partido y la fracción legislativa de ARENA se ha empecinado en aprobar un organismo de administración del agua donde el sector privado tenga mayoría en las decisiones sobre la temática en cuestión, lo que pone al descubierto la falta de coherencia y unidad sobre el tema frente a la ciudadanía.

El desgaste de 20 años de gobiernos areneros y el involucramiento de varios funcionaros de esas administraciones en sonados casos de corrupción, siguen pesando en el estancamiento de las simpatías electorales hacia el partido ARENA y nuevamente, las posturas de su fórmula presidencial y del partido ARENA ponen al descubierto una complicidad con dichos actos, ya que muchos de los actuales dirigentes y funcionaros del partido y que apoyan públicamente la fórmula presidencial Calleja-Lazo fueron y han sido señalados en muchos de los casos de corrupción, particularmente en las administraciones de los ex presidentes Francisco Flores y Elías Antonio Saca, lo que ha provocado la división interna en el partido ARENA.

FMLN

El partido de gobierno es quien tiene el panorama más complicado de cara a las elecciones de 2019. No solo la encuesta de la UFG, sino los conglomerados identificados para el análisis de este estudio los ubican en el tercer lugar de las preferencias electorales y lo más preocupante, con un nivel de aceptación muy distante y difícil de superar de las fórmulas presidenciales de GANA y ARENA.

A lo largo de casi diez años de gobierno, el FMLN ha obtenido las mayores simpatías electorales, particularmente en la población de clase media y alta con mayor instrucción educativa y la más madura la cual se identifica como uno de los bastiones electorales del partido de gobierno. De hecho en el análisis de conglomerados de este estudio es donde reciben los mayores niveles de aceptación. Aun así, aparecen en tercer lugar, muy por debajo de las simpatías y aceptación que reciben los partidos GANA y ARENA.

Los sectores más vulnerables y donde se ha invertido desde el gobierno la mayor cantidad de subvenciones estatales, el que se ha visto beneficiado con el proyecto insignia del gobierno: los subsidios. Paquetes agrícolas, paquetes escolares que incluyen útiles escolares, uniformes, zapatos, vaso de elche, programa de alimentos, parece que no han sido suficientes para que este conglomerado, tradicionalmente afín a la derecha, pase a ser un bastión del partido de gobierno.

Los bajos niveles de escolaridad, así como los altos niveles de marginación y pobreza siguen siendo elementos que determinan que ARENA y GANA reciban mayores apoyos por parte de este conglomerado a pesar del apoyo material en subsidios que reciben del gobierno del FMLN.

La clase media y en particular los hombres asalariados se han identificado históricamente con el FMLN. Sin embargo, la precepción de estos conglomerados es que son los sectores que han sido abandonados por las políticas públicas implantadas por el gobierno; adicionalmente, son los grupos (en particular personas asalariadas) que se vieron afacetadas con las decisiones gubernamentales sobre el retiro de subsidios a la energía eléctrica, agua potable y gas licuado o gas propano y el impuesto a la telefonía celular plasmado en la Ley de Contribución Especial para la Seguridad Ciudadana y Convivencia (Ley de CESC).

Estos grupos poblacionales son los que le dieron un voto de rechazo y castigo al FMLN en las pasadas elecciones de marzo de 2018 y a pesar que el FMLN y su dirigencia han dicho que están atendiendo el mensaje que al ciudadanía les dio en esas elecciones, los cambios al interior del gobierno y el parrido no se han visto reflejados o si lo ha habido, la ciudadanía no los ve papables.

Finalmente, la fórmula presidencial y el partido de gobierno muestran un apoyo mínimo en la población de clase media y alta con mayor instrucción educativa y la más madura. Es decir, este conglomerado la da la espalda al gobierno en las elecciones de marzo de 2018, pero se ve un pequeño repunte a favor del FMLN. Lamentablemente para los intereses del partido de gobierno, este repunte de aceptación es más debido a la mala decisión de la fórmula presidencial Nayib-Félix de afiliarse al partido GANA. De hecho, este conglomerado es el menos respalda les da a los tres partidos políticos ya que consideran que ninguna fórmula está abordando temas relevantes y de carácter estructural.

 

 

 

 

 

 

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close