DeportesNacionales

La Selecta gana a Haití y abre esperanzas en la afición cuscatleca

Ayer no ganaba mucho El Salvador con una victoria de 1 a 0 contra Haití, pero si perdía o empataba, la afición se hubiera sentido desilusionada pues la Azul y Blanco no anda muy bien en el rankin centroamericano.

En La Mira-Deportes

La poca afición celebró el gol de Joaquín Rivas en el Cuscatlán, en la Liga de Naciones de la Concacaf ya no estábamos entre los 10 mejores. Nicaragua ocupa, tras tres jornadas, la última ficha.

Y aunque el partido contra Haití (segundo del torneo de la Concacaf) no cuenta, cosas positivas podrá sacar de los Cobos. Una, que Joaquín Rivas sí puede jugar de delantero. Se vio bien, para nuestro medio. Dos, que tiene mucho que mejorar en defensa, porque con muy poca propuesta de los caribeños, atrás se vio nervioso el equipo, sobre todo con los centrales García y Domínguez.

Darwin Cerén le dio personalidad al equipo en el medio campo, y fue él, junto con su hermano, que hicieron diferencia en los primeros minutos.

La selecta buscó el arco caribeño. Un disparo de Rivas avisó al meta Placide (15′), que volvió a aparecer en otro de Darwin (17′) y uno más de Jiménez (27′). Mientras que la más clara de la visita fue al 16′, un tiro de larga distancia de Lafrance, en la que Carabantes tapó.

El Salvador fue mejorando paulatinamente, y, al 30′, encontró el premio, un balón profundo para Óscar, quien puso un pase entre las piernas del haitiano Geffrand para Rivas, quien sacó al arquero y mandó la bola al fondo para celebrar su primer tanto.

En el segundo tiempo en el minuto 73′, Haití tuvo la gran ocasión de empatar, tras un error garrafal de Domínguez, pero García barrió para salvar el remate de Duckens Nazon.

Al final, un buen triunfo para la Selección, un juego que deja buenas sensaciones, aunque ante un Haití que no quiso exigirse ni exigir.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close