Internacionales

Grupos de caravanas migrantes llegan por cientos a la frontera de los Estados Unidos

MARIA VERZA – AP

Los migrantes en una caravana de los centroamericanos se apresuraron a llegar a la frontera con Estados Unidos, llegando a cientos de personas en Tijuana, mientras que las autoridades estadounidenses cruzaban la frontera preparando barreras de seguridad.

Las autoridades en Tijuana estaban luchando para lidiar con un grupo de 357 inmigrantes que llegaron a bordo de nueve autobuses el martes y otro grupo de 398 que llegó el miércoles.

Josue Vargas, un inmigrante de Honduras que finalmente llegó a Tijuana el miércoles después de más de un mes en la carretera, dijo: “México ha sido excelente, no tenemos ninguna queja sobre México. Estados Unidos está por verse “.

El secretario de Defensa estadounidense, Jim Mattis, mientras tanto, fue a visitar a las tropas estadounidenses apostadas en la frontera en el sur de Texas, y dijo que el despliegue proporciona un buen entrenamiento para la guerra.

Eso no impidió que los grupos de centroamericanos que llegaban lleguen a un tramo de cerco fronterizo en Tijuana para celebrar.

El martes, un par de docenas de migrantes escalaron la valla de acero para celebrar su llegada, gritando “¡Sí, podríamos!” Y un hombre se acercó brevemente a la parte estadounidense mientras los agentes de la frontera observaban desde la distancia. Corrió rápidamente de vuelta a la cerca.

El jefe de servicios migratorios de Tijuana, César Palencia Chávez, dijo que las autoridades ofrecieron llevar a los migrantes a refugios de inmediato, pero inicialmente se negaron.

“Querían permanecer juntos en un solo refugio”, dijo Palencia Chávez, “pero en este momento eso no es posible” porque los refugios están diseñados para grupos más pequeños y generalmente ofrecen instalaciones separadas para hombres, mujeres y familias.

Pero dijo que después de su visita a la frontera, la mayoría fueron llevados a refugios en grupos de 30 o 40.

Con un total de tres caravanas moviéndose a través de México, incluyendo de 7,000 a 10,000 migrantes en total, surgieron preguntas sobre cómo Tijuana lidiaría con una afluencia tan enorme, especialmente dados los movimientos de Estados Unidos para reforzar la seguridad de la frontera y hacer más difícil la solicitud de asilo.

El miércoles, los autobuses y camiones llevaron a algunos migrantes al estado de Sinaloa a lo largo del Golfo de California y más hacia el norte hasta el estado fronterizo de Sonora.

La mayor parte de la caravana principal parecía estar a aproximadamente 1,100 millas (1,800 kilómetros) de la frontera, pero se movía cientos de millas por día.

El reverendo Miguel Angel Soto, director de la Casa de Migrante – Casa del Migrante – en la capital de Culiacán, Sinaloa, dijo que alrededor de 2,000 inmigrantes habían llegado a esa área. Dijo que el gobierno del estado, la iglesia católica romana y los funcionarios de Escuinapa estaban ayudando a los migrantes.

El sacerdote también dijo que la iglesia había logrado que “buenas personas” proporcionaran autobuses para trasladar a los migrantes hacia el norte. Dijo que hasta el momento 24 autobuses habían salido de Escuinapa, Sinaloa, en un viaje de ocho minutos a Navojoa en el estado de Sonora. Se reportaron pequeños grupos en las ciudades del norte de Saltillo y Monterrey, en la región cerca de Texas.

Desde Sonora, algunos migrantes dijeron que ya habían tomado autobuses desde Tijuana.

Cerca de 1,300 migrantes en una segunda caravana descansaban en un estadio en la Ciudad de México, donde se había alojado el primer grupo la semana pasada.

Muchos dicen que están huyendo de la pobreza, la violencia de pandillas y la inestabilidad política en los países centroamericanos de Honduras, Guatemala, El Salvador y Nicaragua.

México ofreció visas de refugio, asilo o trabajo, y su gobierno dijo el lunes que se habían otorgado 2.697 visas temporales a individuos y familias para cubrirlas durante el proceso de solicitud de 45 días para un estado más permanente. Unos 533 migrantes habían solicitado un retorno voluntario a sus países, informó el gobierno.

El gobierno de Estados Unidos dijo que comenzaría a trabajar el martes para “endurecer” el cruce fronterizo de Tijuana antes de las caravanas.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza anunció que estaba cerrando cuatro carriles en los concurridos puertos de entrada San Ysidro y Otay Mesa en San Diego, California, para que pueda instalar infraestructura.

Eso aún deja un camino importante para las decenas de miles de personas que cruzan diariamente: veintitrés carriles permanecen abiertos en San Ysidro y 12 en Otay Mesa.

San Ysidro es el cruce más transitado de la frontera, con aproximadamente 110,000 personas que ingresan a los Estados Unidos todos los días. Ese tráfico incluye unos 40,000 vehículos, 34,000 peatones y 150 a 200 autobuses.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close