Acción PolicialNacionales

Oficial procesado en caso Carla Ayala es arrestado por negarse a cumplir con medidas sustitutivas

Al negarse a observar las medidas ordenadas por el tribunal, la Cámara de lo Penal de la Primera Sección del Centro ordenó su arresto domiciliar en sede policial.

Redacción/Foto: PNC

La policía arrestó la noche de este viernes en San Salvador al inspector Pablo Antonio Estrada Villalobos, uno de varios policías capturados y procesados en torno al caso de la desaparición y – como se comprobó posteriormente- muerte de la agente Carla Ayala, ocurrida a finales de diciembre de 2017, luego que el oficial dejara de cumplir con las medidas sustitutivas ordenadas por el tribunal encargado del juicio, y continuar el proceso en libertad, tras su aprehensión de hace algunos meses.

Los agentes, llevando una orden judicial emitida por el juzgado 3° de Paz de la capital, llegaron a una casa sin número de la 33ª Calle Poniente, de la colonia Layco, donde se mantenía oculto el inspector conocido por el indicativo de Isaías, para arrestarlo –por segunda ocasión- luego que no se presentara a cumplir con las medidas impuestas por el juzgado donde era procesado por el delito de incumplimiento de deberes.

Al negarse a observar las medidas ordenadas por el tribunal, la Cámara de lo Penal de la Primera Sección del Centro ordenó su arresto domiciliar en sede policial.

La agente Carla Ayala despareció a finales de diciembre de 2017 tras participar de una fiesta llevada a cabo en la sede del ahora extinto Grupo de Reacción Policial (GRP).

Tras las primeras detenciones de varios integrantes del grupo y a las pocas semanas de ocurrida la desaparición de Ayala, las autoridades de la Policía ordenaron el cese de sus operaciones y la reubicación de sus 83 miembros, y aproximadamente un mes después, en febrero de 2018, su disolución.

Tras una minuciosa búsqueda, la policía dio en septiembre pasado con los restos de la agente enterrados en un terreno particular, ubicado a las afueras del municipio de San Francisco Javier, en el oriental departamento de Usulután. La prueba de ADN determinó su identidad y el análisis confirmó su asesinato.

Las exequias de los restos de la agente se llevaron a cabo con honores en un cementerio privado al que asistieron las autoridades de la cartera de Justicia y Seguridad Pública y las jefaturas y representaciones de todas las delegaciones, unidades y divisiones de la PNC.

Por este hecho permanecen bajo arresto varios policías, entre ellos el que fuera jefe de la unidad, subcomisionado Julio César Flores Castro, mientras huye de la justicia el principal sospechoso del homicidio Juan Josué Castillo Arévalo, originario de San Francisco Javier.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close