Opinión

El servicio militar voluntario

Sigan adelante promoviendo la universalidad, equidad, indiscriminación y obligatoriedad con disciplina y amor por El Salvador.

Por. Ricardo Sosa

Hablar en El Salvador de servicio militar es remontarse  al pasado conflicto armado cuando la patria necesitaba de los ciudadanos para formar parte de la Fuerza Armada de El Salvador. Han pasado veintiséis años de la firma de los acuerdos de paz, y en pleno año dos mil dieciocho no existe reclutamiento militar obligatorio,  ni sorteos para seleccionar ciudadanos, debido a que existe amplia demanda por ingresar a la Fuerza Armada, ya que se ha convertido en una fuente de empleo, cumpliendo una gran función social ya que brinda oportunidad de trabajo y desarrollo, cuando en el sector privado las fuentes de empleo son escasas o los requisitos académicos requieren más competencias.

Uno de los desafíos más grandes que tiene la Fuerza Armada, PNC, ANSP, Centros Penales en la coyuntura actual del crimen organizado y las pandillas, son los intentos de las estructuras crimínales por infiltrar estas instituciones, y una forma predilecta históricamente ha sido el infiltrar miembros para obtener información e intentar desde adentro cometer cualquier atentado, es por eso que la Fuerza Armada a través de la Dirección General de Reclutamiento y Reserva desarrolla los procesos de reclutamiento y selección de forma rigurosa y apegados a los procedimientos operativos normales y protocolos de actuación para dicho fin, como parte de sus mandatos de ley y en cumplimiento al Plan de Acción Institucional para que la Fuerza Armada cumpla su misión constitucional.

El proceso es muy minucioso, profesional y especializado, el aspirante debe presentarse a cualquiera de las sedes a nivel nacional ubicadas en cada departamento, facilitando y acercando los servicios cuando se abre el proceso y presentar toda la documentación actualizada  requerida, para poder iniciar las evaluaciones médicas, psicológicas, físicas, académicas y de confiabilidad. En el camino quedaron muchos aspirantes que no lograron superar los filtros, pero los que superaron el proceso tienen por delante una gran oportunidad de formación especializada y de poder escalar y superarse profesionalmente y obtener mejores ingresos al superar los cursos de ascenso, como gozar de servicio de alimentación, salud, prestaciones de ley e incluso representar al país en misiones de paz.

Pero la Dirección General de Reclutamiento y Reserva presenta en mi opinión oportunidades de mejora y desafíos para ser más eficiente y servir de apoyo a la PNC y entre ellos están:

  • Dotarla de un sistema moderno de lectores de huellas
  • Que se le brinde acceso de consulta a bases de datos para poder si es necesario detener en flagrancia a personas no órdenes de captura activa e informar a la PNC
  • Dotarla de un potente Sofware de base de datos moderno que le permita ser más eficiente en base de reclutamiento y reservistas, con georeferenciación

La Fuerza Armada sin duda es la Institución que mejor cumplió los acuerdos de paz, y continúa al servicio y en el corazón de la población, y al mismo tiempo fortalece las relaciones civiles militares, y en la presente década cumple una función social de brindar trabajo a un segmento de la población que tiene un gran potencial de aprendizaje y servicio.

Sigan adelante promoviendo la universalidad, equidad, indiscriminación y obligatoriedad con disciplina y amor por El Salvador.

 

 

 

 

 

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close