Internacionales

Mara Salvatrucha estrecha lazos con cárteles mexicanos

La pandilla de los Mara Salvatrucha es actualmente la más grande del continente. Se formó en los años 80 en Los Ángeles por salvadoreños que huían de la guerra civil.

En La Mira-Internacional

Desde hace años estos pandilleros son aliados de los narcotraficantes y han realizado diversos crímenes desde extorsión hasta trata de personas.

La Administración para el Control de Drogas (DEA, por su nombre en inglés) ha investigado la relación entre los Maras y los cárteles mexicanos, ya que trabajan para ellos en la frontera y en Estados Unidos. Los cárteles proveen droga a las pandillas para que ellos las vendan en las calles. El cártel de Sinaloa, el del Golfo, Los Zetas y la Familia Michoacana son algunos de los grupos criminales asociados con los Maras.

Los primeros tres son los que controlan las principales rutas del narcotráfico entre la frontera de México y Estados Unidos. El cártel de Sinaloa tiene presencia en casi todo el país, desde Arizona, California y la frontera de Estados Unidos. El del Golfo en lugares como Texas, Luisina, Misisipi, Florida, Illinois, Indiana y Nueva York. Los Zetas solo operan en Texas.

La Mara Salvatrucha puede trabajar para todos los cárteles al ser un grupo “independiente”, por eso las asociaciones criminales prefieren reclutar sus propias pandillas para que sean narcomenudistas. Los Zetas o el cártel del Golfo han preferido optar por sicarios con entrenamiento militar.

Nexos con el cártel de Sinaloa

La Fiscalía General de El Salvador aseguró que cuando el Chapo se fugó por segunda vez se reunió con los Maras, aunque no se puede tener certeza de su presencia en esta reunión, se puede suponer que el líder del cártel de Sinaloa debía estar presente para pactar la asociación. A partir de este momento los Maras comenzaron a traficar marihuana de este cártel.

Esta alianza no es novedad ya que los nexos entre la Mara y el cártel se han documentado desde hace años, la pandilla entrenó a los sicarios de Beltrán Leyva, quien tenía nexos con el Cártel de Sinaloa. Ellos les enseñaron cómo provocar miedo, así como prácticas de tortura e incluso decapitaciones. Este mismo entrenamiento se les brindó a el cártel del Golfo y Los Zetas, varios de los pandilleros terminaron trabajando para estas organizaciones.

Ahora la Mara Salvatrucha también se ha dedicado a lavar dinero lo que ha permitido que la banda tenga fondos considerados “legales”. Lo que más hacen para lavar dinero es el robo y la venta de vehículos usados. También han invertido en bienes raíces como moteles, bares, restaurantes, estacionamientos y lugares donde las pandillas puedan llevar a cabo sus actividades criminales.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close