DeportesInternacionales

La batalla del siglo de Luis Ángel Firpo contra Jack Dempsey

El 14 de Septiembre de 1923, en el estadio Polo Grounds de Nueva York, se llevaba a cabo la pelea del siglo, en la que un desconocido Luis Angel Firpo tiraba del ring al mejor boxeador de todos los tiempos Jack Dempsey.

En La Mira-Deportes

El boxeador Argentino, oriundo de Junin, tenía 28 años cuando luego de una carrera impecable le llegó la oportunidad de pelear por el título mundial de todos los pesos, el rival, nada menos que el multicampeón y demoledor “Jack Dempsey”, el “Matador de Manassa”.

Poco tiempo antes de la pelea, Firpo pidió un aplazamiento por una fisura en el Húmero, pero los organizadores se lo negaron, así fue que subió al ring del “Polo Grounds” frente a 85 mil espectadores, los 1,90 mts. de altura y 98 kg no intimidaron a Dempsey, un experimentado y magnífico boxeador. Al iniciar la pelea, se notaba la zurda lesionada de Firpo y cayó varias veces a la lona, pero en un contra ataque un gancho de derecha de Firpo, dio de lleno en la mandíbula de Dempey, que literalmente, voló del ring, pasando entre la segunda y tercera cuerda, cayendo sobre el escritorio de los veedores y dando su cabeza contra una máquina de escribir.

El árbitro no iniciaba la cuenta, Dempsey fue ayudado a subir al Ring, solo por ello debió ser descalificado, y además tardó 17 segundos en subir y recuperarse, Firpo debía ser coronado campeón, pero eso no pasó, el round terminó. En el segundo round, Firpo con una sola mano no pudo con los embates del recuperado Dempsey y a los 57 segundos perdió por Knock Out, luego de dos golpes en la nuca, fin del sueño, principio de la leyenda.

Dempsey tardó 3 años en volver a pelear, el periodista de los EEUU, Damon Runyon, lo bautizó “El toro salvaje de las pampas” y se convirtió en una celebridad, en Argentina se produjo un fenómeno que arrastró a miles de aficionados al boxeo, se convirtió en el primer boxeador profesional y en multimillonario. Firpo fue muy prudente con su fortuna y su vida, por lo que invirtió adecuadamente su dinero, instaló un criadero de aves en Florencio Varela, e invirtió en la ganadería llegando a tener varias estancias como “Los Amigos” en Junin, “Sin Tregua” y “Sin Descanso” en Carlos Casares, “La Marión” en Ameghino y “La Milanesa” en Luján. Fue uno de los pocos ídolos del deporte Argentino que no tuvo un final triste ni trágico, falleció a los 65 años, sus restos descansan en una bóveda diseñada por el escultor Luis Perlotti en el Cementerio de la Recoleta, Jack Dempsey viajó a Buenos Aires para la ceremonia de despedida.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close