NacionalesOpinión

Yo apoyo la propuesta del diputado Ricardo Velásquez Parker

Por: Carlos Mario Recinos.

En muchas cosas de esta empantanada política salvadoreña podremos tener diferencias en opiniones y comentarios, pero al fin el diputado, Ricardo Velásquez Parker, ha presentado una propuesta de reforma de ley al artículo 152 del Código Electoral para que sea obligatorio tener título universitario y maestrías para optar a los cargos de Presidente y vicepresidente de la República; aplausos para la iniciativa.

Pretender ser Presidente de la Republica de un país, no se trata de un juego, no se trata de un concurso de belleza ni popularidad; se trata de tener las capacidades suficientes para administrar el país durante cinco años y es evidente que uno de los requisitos mínimos es tener una sólida preparación académica.

Actualmente tenemos a cuatro candidatos Presidenciales, de los cuales tres tienen una solvente preparación académica que podría ser la base para formar un plan de nación, algunos analistas y periodistas de “pluma pagada” han atacado la iniciativa de Velásquez Parker, calificándola de excluyente y discriminatoria, “nada más falso que eso”, la reforma seria excelente para el beneficio del país, es urgente profesionalizar las diferentes carteras de estado empezando desde el mismo Presidente de la República.

¿Cómo una persona que no le ha dado la importancia a su propia educación le dará importancia al sistema educativo de todo un país?

Lo académico no lo es todo, pero si es en gran medida importante para tener el derecho a competir por el cargo público de mayor responsabilidad de un país como lo es el Presidente de la república.

Cuando se va a una entrevista de empleo se debe presentar un curriculum, una hoja de vida que demuestre porque yo merezco obtener ese empleo; igualmente los candidatos presidenciales deben mostrarnos sus hojas de vida, su historial que demuestre por qué se merecen estar en una contienda electoral que les dé la posibilidad de llegar a ser el mandatario de un país, entiendo el enojo de algunos, entiendo el nerviosismo de aquellos que defienden a su líder político, que revestido de populismo se presenta como el “iluminado” que tiene la solución a todos los problemas del país, cuyo antecedente es endeudar a dos alcaldías y administrar una discoteca, que de hecho “ya no existe”, me gustaría preguntarle a ese candidato ¿Por qué decidió no estudiar? ¿Por qué no le dio importancia a su formación académica?

Antes de criticar la propuesta de Ricardo Velásquez Parker, sería bueno revisar el contenido y objetivo de la propuesta y porque los que la critican se oponen a la profesionalización de los cargos públicos del país,

¿A qué le temen? Los líderes populistas comúnmente no le dan importancia a la educación, en lo personal no me sorprende la reacción de los que apoyan al candidato que decidió “no estudiar”.

La educación es la vía para que una persona pueda desarrollarse y prosperar, termino esta opinión con una excelente frase del filósofo español Fernando Savater, sobre la importancia de la educación para un país: “Yo no digo que la educación resuelva todos los problemas, pero en la solución de cada problema hay un ingrediente que una buena educación te puede suministrar. La educación es el único mecanismo de revolución pacífica que hay. La educación es el antídoto contra la fatalidad. La fatalidad provoca que el hijo del pobre siempre sea pobre, que el hijo del ignorante siempre sea ignorante; una buena educación hace saltar estas barreras por los aires. La educación es lo más subversivo que hay”.

 

 

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close