OpiniónPolítica

50 días sin magistrados es la evidencia de la ineptitud de las cúpulas partidarias

Por: Carlos Mario Recinos.

Me pregunto, ¿Qué pasaría si yo no cumplo con mi trabajo y me retraso por 50 días? ¿Cómo se le llama a una persona que no es capaz de cumplir con su trabajo? ¿Existe excusa justificable para semejante demora?

La respuesta a todas esas interrogantes se resume en una palabra: “Ineptitud”, y es que la definición de ineptitud es: “Falta de capacidad de una persona para realizar adecuadamente una actividad, función o trabajo”, es eso precisamente lo que impera en la actual Asamblea Legislativa, la ineptitud; los diputados hasta el momento han sido incapaces de cumplir con los deberes propios de su cargo, eso los convierte en unos ineptos.

Señores diputados han tenido más de 50 días para hacer bien su trabajo, han tenido más de 50 días para nombrar a los nuevos magistrados de la Corte Suprema de Justicia, por su retraso la sala de lo constitucional lleva 50 días acéfala, hasta el momento se conoce de 114 casos pendientes, entre inconstitucionalidades y hábeas corpus; lo peor del caso es que parece no importarles, lo digo por la actitud de algunos que no miden sus declaraciones y abiertamente exigen “su cuota”, la cual reclaman como derecho ganado y en realidad no se trata de repartición de cuotas, esto se trata de idoneidad para ocupar el cargo.

¡Todos son culpables! Los 84 diputados deben asumir la responsabilidad de tener acéfala la sala constitucional del país, el pueblo salvadoreño merece mucho más de sus diputados,  no es entendible como en más de 50 días no han podido llegar a un acuerdo, la única respuesta lógica es que se están repartiendo los cargos por cuotas partidarias; en verdad me gustaría estar equivocado pero con sus acciones le dan la razón a mi planteamiento.

En la coyuntura política actual, también es impresentable “el silencio cómplice” de los candidatos presidenciales en contienda:

Carlos Calleja, con campaña política adelantada prometiendo trabajo para todos.

Hugo Martínez, intenta ganar popularidad saltando de tarima en tarima.

“El mesiánico”, Nayib Bukele, está más interesado en lograr su “gran objetivo” de llegar al poder a como dé lugar.

Josué Alvarado, del partido Vamos, en el actual contexto no parece tener mayor oportunidad.

La actitud de estos candidatos es triste, es lamentable y sobre todo muestran claramente que sus aspiraciones presidenciales son solo por interés ajenos al del pueblo salvadoreño, ustedes señores candidatos deberían de ser los primeros en exigirle a sus partidos cumplir con su trabajo legislativo y nombrar a los magistrados.

La democracia representativa que tenemos, tanto si fuera lo que pretende ser (un mecanismo de verdadera representación) como siendo lo que realmente es (un método político para la elección de élites decisorias irresponsables) resulta un pésimo sistema de gobierno.

Sin ánimo de faltarles el respeto y con el afán de tener un mejor desempeño de su parte, se los diré claramente una vez más, “dejen de ser ineptos”, este es el reclamo popular de un sufrido pueblo que día a día sale a trabajar y lo hace de la mejor manera posible para ganarse su sueldo, ustedes señores diputados parecen olvidar de donde sale su salario, si ya se retrasaron tanto, por lo menos esperamos que la demora se traduzca en una buena elección de magistrados, esta es su oportunidad para redimirse y hacer de una buena vez lo que les toca, termino esta opinión aseverando con mucha propiedad que El Salvador tiene esperanza de ser un mejor país, bueno sería que ustedes lo entendieran también.

 

“Este espacio de opinión es de exclusiva responsabilidad de la persona que lo redacto, los conceptos vertidos en esta opinión no representan a este medio de comunicación”

 

 

 

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close