Nacionales

El rector de la UES pide instigación de masacre del 30 de junio de 1975

El rector de la Universidad de El Salvador Roger Arias interpuso un aviso de investigación para que la Fiscalía General de la República investigue al menos 60 casos de desapariciones forzadas, producto de la masacre estudiantil del 30 de julio de 1975.

En La Mira-Nacional

De igual manera, el rector universitario explicó que esta denuncia es en el marco del Día Internacional del Desaparecido Forzadamente.

La comunidad universitaria denunció la impunidad en la que se encuentran las desapariciones forzadas en El Salvador, perpetradas durante el conflicto armado, entre ellas muchos estudiantes del máximo centro de estudios superiores que se encontraban organizados para luchar en contra del sistema político militar que imperaba en esos tiempos en el país.

La UES tiene registro del desaparecimiento forzado de elementos de la universidad, incluyendo los hechos perpetrados el 30 de julio de 1975, con la masacre estudiantil que ejecutaron las fuerzas militares de aquel momento. “La Universidad ha sido víctima de muchas represiones durante muchos años, no solo le ha costado la vida a estudiantes universitarios, sino también ha habido desapariciones, torturas, nosotros hemos venido a poner un aviso a la FGR, para que el Fiscal General, Douglas Meléndez, inicie un proceso investigativo que permita dar con el responsable de 60 casos que tenemos registrados”, explicó el rector universitario.

La gran mayoría de estos pertenecen a la masacre estudiantil de 1975, sin embargo, hay otras que se registran desde 1980 hasta 1989 durante los gobiernos del PCN y posteriormente los de ARENA. “Estamos exigiendo al Fiscal de la República que inicie estas acciones para identificar a los responsables de estas masacres”, dijo Arias.

“Esperamos que el fiscal acate esta solicitud, tal cual lo ha hecho en otros casos. Esto no tiene ningún tinte político, por lo que no va a ganar réditos para su reelección, pero es su responsabilidad indagar y perseguir el delito, estamos esperando que piense en la necesidad de justicia para la comunidad universitaria”, agregó.

Los crímenes de desapariciones forzadas no prescriben, por lo que las autoridades universitarias esperan que el tiempo no sea un impedimento para el ministerio público.

A través de la historia, la Universidad de El Salvador ha sido víctima de cinco intervenciones militares, siendo la última en 1989, bajo la administración de Alfredo Cristiani, como presidente de la República.

“Creemos que solo el conocimiento de la verdad, el perdón y arrepentimiento de los perpetradores de las masacres, desapariciones, asesinatos, torturas y otras graves violaciones a los derechos humanos, garantizará que no se repitan las atrocidades cometidas durante el conflicto armado en El Salvador”, comentó el rector.

 

 

 

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close