NacionalesOpinión

Creo que a Bukele hay que darle el beneficio de la duda

Muchas críticas han surgido porque Nayib Bukele se afilió a GANA para participar en las elecciones presidenciales del próximo año. Algunos tildan a Bukele de tener una ambición de poder, otros señalan que no tiene palabra porque antes criticó a la derecha y hoy se acerca a un partido que proviene de ARENA.

Por Carlos Driótez

Sin embargo, lo que muchos no han tomado en cuenta es que Bukele lo que quiere es participar en las elecciones y ganarle a los partidos tradicionales ARENA y FMLN. A los primeros por considerarlos la derecha recalcitrante del país y a los segundos porque a su criterio rompieron sus principios y están actuando como si fueran de derecha al grado que los llamó ARENA 2.0.

A raíz de eso la cúpula decidió eliminarlo del partido de izquierda, sin embargo Bukele en respuesta buscó participar con el partido Cambio Democrático (CD), todo iba bien pero la Sala de lo Constitucional ordenó al Tribunal Supremo Electoral que eliminara al CD, lo que el tribuna hizo dejando a Bukele sin partido político y de esta manera quedqar fuera de la contienda electoral.

Ante esta determinación Bukele optó inscribirse en el partido Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), que es un partido que surgió cuando un grupo de diputados decidió desligarse de ARENA y formar su propio instituto político, esto provocó que muchos salvadoreños lo cuestionaran diciendo que no tenía principios pues antes cuestionó a la derecha y ahora se une a ellos.

Pero existe otra lectura sobre esta acción y es que Bukele está peleando contra aquellos que quieren dejarlo fuera de la contienda electoral y no le quedó otra opción que ligarse a GANA y aspirar a ser candidato presidencial de ese instituto político luego de quedarse fuera de la contienda al desaparecer el CD.

De esta manera Bukele pone otra vez en problemas a ARENA y al FMLN. A los primeros porque se  convierte en un candidato capaz de lograr derrotar a Carlos Calleja y a los segundos porque la fórmula de izquierda tiene que pelar con otra fuerza política que podría derrotarlo, independiente de ARENA.

Y es que gran parte del pueblo salvadoreño, tanto los que residen en el territorio nacional como los que viven en los Estados Unidos han expresado que están decepcionados de los partidos políticos tradicionales, ARENA y FMLN, y consideran que Bukele podrís ser una opción valedera que impulse los cambios que la población demanda.

Yo, en lo particular, no tengo confianza en Bukele pues no me ha convencido en su trabajo como alcalde tanto en Nuevo Cuscatlán como en San Salvador, sin embargo considero que la población que lo apoya tiene razón pues los políticos tradicionales no han cumplido con las ofertas que hacen durante su campaña.

En este sentido creo que el cambio de partido que hizo Bukele es valedero, y que quienes han expresado que confían en él y que lo apoyarán independientemente del instituto político con que participe tienen razón en pensar de esa manera.

Ojala que Bukle sepa entender las aspiraciones de este3 pueblo y cumpla con las aspiraciones populares que demandan mayor seguridad, ataque frontal contra la delincuencia, mejor atención médica en los hospitales nacionales que carecen de medicinas y de un buen trato a sus pacientes, mejora en los servicios básicos como agua y sobre todo ponerse a la privatización del vital líquido, mejor educación en las escuela públicas y la mejora de salarios.

 

 

 

 

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close