Vida abundante

Estaban agobiados, desesperados, casi derrotados, nadie les escuchaba, solo significaba una cosa, “El desalojo” pero entonces se unieron en oración y el milagro ha sucedido

Las familias tenían más de medio siglo de haber llegado a poblar la finca cuando fueron desalojadas del terreno reclamado por la familia Dueñas, unas de las familias más pudientes del país.

Redacción

 

Las familias tenían más de medio siglo de haber llegado a poblar la finca cuando fueron desalojadas del terreno reclamado por la familia Dueñas, unas de las familias más pudientes del país.En su desesperación, los habitantes vieron como única alternativa viable y favorable a ellos, según el consenso de la comunidad, era pedir al Gobierno un terreno que pertenece al Ministerio de Hacienda y está ubicado en la finca, justo al lado de donde estaba el asentamiento desalojado.

En mayo de este año, la propuesta que recibieron por parte del Gobierno fue de: $4,000 a $12,000 para adquirir viviendas por medio del Fondo Nacional de Vivienda Popular (Fonavipo). Iniciativa que fue rechazada por parte de los pobladores de la finca por cuestiones de seguridad y resguardo de la vida de los jóvenes de la zona, ya que la propuesta los enviaría a zonas dominadas por pandillas en colonias donde sus habitantes han abandonado las casas por el problema de inseguridad ocasionado por las pandillas.

Un grupo de mujeres, habitantes de la finca El Espino, se reunieron al interior de una vivienda provisional, en el bulevar de Cancillería, para orar a Dios y darle gracias por haber hecho de lo imposible algo posible le rindieron tributo a Dios por la solución que el Gobierno les dio hoy, 25 de julio de 2018.Más de dos meses después de que sucediera el desalojo de la finca El Espino, ordenado por el Juzgado de Paz de Antiguo Cuscatlán, los habitantes han recibido, por fin, una noticia alentadora.

Esta tarde, el secretario de Participación, Transparencia y Anticorrupción, Marcos Rodríguez, comunicó que el Ejecutivo ha aceptado la petición. La comunidad permanecerá en la zona. Solo resta esperar el traspaso del terreno del Ministerio de Hacienda a Fonavipo, que deberá autorizar la Asamblea Legislativa. Rodríguez indicó que es cuestión de dos meses para que las familias cuenten con el espacio ubicado en El Espino, algo que solamente Dios pudo lograr.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close