Internacionales

Noche de terror y muerte en Nicaragua en nueva jornada de protestas

Ataques armados de las fuerzas de seguridad y parapoliciales dejaron dos muertos en la ciudad de Masaya y cinco heridos en Managua. Estudiantes, sacerdotes y periodistas encerrados en una iglesia de la capital fueron brutalmente atacados.

Por: Carlos Mario Recinos.

“En caos”, así se encuentra Nicaragua, tras la ausencia de la racionalidad en los dirigentes del gobierno y líderes opositores; Daniel Ortega, intenta demostrar “musculo” llamando a movilizaciones a sus simpatizantes, mientras la oposición exige cambios en el gobierno, en medio de la creciente tensión, cada día se pierden vidas de estudiantes, policías y ciudadanos en general.

Dos muertos y una veintena de heridos dejaron este viernes ataques de fuerzas del gobierno nicaragüense en la ciudad de Masaya y en una universidad e iglesia de Managua, en una jornada de paro laboral en la que el presidente Daniel Ortega “habló de paz”.

En Masaya, la policía usó armamento pesado contra los manifestantes. Mientras otros cinco universitarios que se encontraban atrincherados en un recinto resultaron heridos, tras un discurso del presidente del país, Daniel Ortega.

Un fuerte combate se desató en Masaya, ciudad ubicada al sureste del país centroamericano, símbolo del levantamiento popular contra Ortega, después de que el mandatario nicaragüense diese un discurso con el que concluyó el festejo sandinista del “repliegue”.

El uso de armamento pesado por parte de la policía antimotines fue constatado por los colegas de la agencia de noticias internacional, Acan-Efe, durante el enfrentamiento.

Relato de los hechos:

Todo comenzó cuando Ortega concluía su discurso en una estación policial, acompañado por las denominadas “fuerzas combinadas”, que integran policías, parapolicías, antimotines y paramilitares.

En esta ocasión, el presidente también estaba rodeado por un círculo de seguridad compuesto por miembros de la Juventud Sandinista, vestidos de negro, identificados con sus logos y armados con pistolas. Cuando Ortega pronunciaba sus últimas palabras, sonó un disparo que desató la tensión en la caravana oficialista, compuesta por miles de simpatizantes.

La imagen contrastó con la que registraron las cámaras de los medios oficialistas a la llegada del mandatario, cuando conducía sonriente acompañado por su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo. Inmediatamente los policías buscaron cómo cobijarse de las balas para escoltar a Ortega, mientras otro grupo se dirigía al Parque Central en busca de entablar combate.

Ataque a la UNAN

El ataque armado de las fuerzas de seguridad y parapoliciales fue simultáneo en otro punto: en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), donde se encontraban atrincherados un grupo de universitarios desde mayo pasado en protesta contra Ortega.

Ese ataque dejó al menos 5 estudiantes heridos que en un primer momento fueron atendidos en la parroquia Divina Misericordia, cerca del recinto de la UNAN-Managua, en el sur de la ciudad, donde evacuaron a cientos de estudiantes.

Estudiantes, sacerdotes y periodistas encerrados

Tras ser desalojados a la fuerza, ese grupo de estudiantes se refugió en la casa cural de la parroquia Divina Misericordia de Managua, junto a cuatro periodistas, donde permanecían asediados por un grupo de parapolicías y paramilitares, que no les dejan salir.

Las autoridades permitieron la salida del periodista Joshua Partlow, de The Washington Post, quien se encontraba encerrado junto a otros tres reporteros, uno de ellos corresponsal de la BBC Ismael López, quien desmintió su liberación, como había señalado la Cruz Roja.

Nicaragua está sumergida en su crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, también con Ortega como presidente, que se ha cobrado al menos 351 vidas, según organismos humanitarios que a pesar del bloqueo del gobierno trabajan en el país.

(Fuertes imágenes de como quedo la Parroquia, se recomienda discreción) 

 

 

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close