Nacionales

Estados Unidos realiza campaña en el mundo para frenar la inversión de China

Estados Unidos y China iniciaron una "guerra comercial" con la imposición de aranceles por miles de millones de dólares, los embajadores estadounidenses en el mundo han iniciado una serie de reuniones con líderes de las naciones para "advertirles" de los "riesgos" de aceptar inversiones chinas.

En La Mira-Nacional/Foto: Frente a Frente

En nuestro país la encargada de realizar estas pláticas a favor de su país es la embajadora Jean Manes, quien de manera enfática y reiterada que “una inversión de China no va a beneficiar a los salvadoreños”, al tiempo que manifestó la “preocupación” de su país por la “expansión económica y militar” de la nación asiática en la región.

Las declaraciones de Manes en nuestro país se dieron a conocer en la entrevista Frente a Frente, de Telecorporación Salvadoreña: Las declaraciones de la embajadora se dan tres días después de que Estados Unidos y China lanzaran lo que Beijing llamó “la mayor guerra comercial en la historia económica” con la imposición recíproca de aranceles por miles de millones de dólares en bienes. Ambos países se encuentran en medio de una disputa creciente sobre tecnología.

Manes aseguró que entre los riesgos de la inversión con los chinos se encuentra que “no cumplen con los proyectos” o que hay “proyectos que no han salido bien”. La diplomática agregó que además de una relación comercial, los chinos “luego pueden querer hacer algo con los militares” en El Salvador.

“Están tratando de encontrar puntos débiles en la región”, dijo Manes y agregó que “otros embajadores” de la región también están “preocupados” y han iniciado una serie de reuniones para “advertir” a los países de no aceptar la inversión de China, la cual califica de “poco transparente”.

En el caso de una posible inversión de China en el puerto de La Unión en El Salvador, Manes dijo que el país debería buscar otros socios más confiables, que La Unión es una de las zonas donde más salvadoreños migran irregularmente hacia Estados Unidos y que por eso el país norteamericano está interesado en un buen inversionista para este departamento.

El viernes, Washington impuso aranceles de 25 % a bienes importados de China valorados en $34,000 millones y este podría ser el primero de una serie de posibles incrementos. Ante esta medida, el Ministerio de Exteriores de China dijo el mismo día que también entraron en vigor los “aranceles en represalia”, pero no dio más detalles.

Además, China presentó una queja ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por los aranceles impuestos por Estados Unidos.

A Estados Unidos le preocupa que su liderazgo industrial se vea amenazado por los planes chinos de crear avances tecnológicos en campos que incluyen robótica, biotecnología e inteligencia artificial.

Además de la disputa con China, el presidente estadounidense Donald Trump también ha hecho enfurecer a los socios de Estados Unidos como la Unión Europea, Canadá y México, por imponer un arancel del 25% a las importaciones de acero y otro del 10% a las de aluminio. Lo que enfadó más a estos socios, y a casi todos los demás, es la justificación del presidente de que la importación de metales es una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos.

 

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close