DeportesInternacionales

Francia vence a Uruguay 2 goles a 0

Cuando no está Mbappé, aparece Griezmann. Y Francia continúa impasible en su triunfal camino, que parece ya escrito. El aplomo de los hombres de Didier Deschamps para enfrentar situaciones nada convencionales volvió a darles el triunfo, esta vez ante Uruguay. Con una facilidad pasmosa, marcando el ritmo del encuentro como este reclamaba en cada momento, Francia fue royendo el nudo defensivo de los suramericanos hasta romperlo. Sin Cavani, los de Tabárez fueron un bloque simplón en su propuesta, y terminó desahuciado en manos de uno de los titiriteros del Mundial de Rusia.

En La Mira-Deportes

Nada le falta a la selección bleu para suceder a Alemania el próximo 15 de junio. No fue Mbappé el que brilló ante Uruguay. El encuentro necesitaba inteligencia para entender las situaciones de juego y eso le sobra a Antoine Griezmann, otra de las estrellas de las muchas que tiene el combinado francés. Una asistencia a Varane y un tanto con la colaboración inestimable de Muslera, portero uruguayo, devolvieron al atlético el liderazgo de su selección.

La inteligencia de Griezmann permitió a Francia adelantarse en el marcador

Sin espacios para correr, Francia tuvo muchos problemas en el inicio del duelo. En lugar de la velocidad de Mbappé, los de Deschampsnecesitaban del juego de espaldas de Giroud o de la calidad entre líneas de Griezmann o Pogba. El abanico de recursos de Francia le permitía no desesperarse ante un guión que era el esperado por todos.

Contra Argentina concedió el peso del encuentro Francia para acabar superando en todas las facetas a los albicelestes. Pero frente a Uruguay, un combinado que entrega la vida en cada balón, la precisión y la velocidad debían ser mayores todavía. Y la tela de araña tejida por Tabárez fue efectiva durante muchos minutos para frenar a una de las selecciones que más pavor ha provocado en este Mundial.

El duelo exigía la aparición de Mbappé para seguir midiendo su capacidad para ser considerado dentro de una semana como la gran estrella de este Mundial. Su crecimiento está siendo todo un espectáculo para la vista. Sin embargo, el partido no era el más conveniente para él. Entró en juego con peligro, pero no rompió a la defensa rival como acostumbra. Eso sí, fue el primer en agitar el duelo con varias de sus arrancadas para animar el parsimonioso ataque francés.

Antes del minuto diez ya había mandado un mensaje al rival con un slalom entre varios rivales que no llegó a nada y diez minutos después erró en la ocasión más clara de su equipo en el primer tiempo, incluso más que el posterior gol de Varane. Un balón colgado terminó cayéndole a él tras un par de rechaces dentro del área. Pero no tuvo pausa el del PSG y su cabezazo se fue alto.

Un par de llegadas anárquicas de Stuani y Luis Suárez fueron todas la producción de Uruguay

Uruguay propuso un partido largo, en el que no sucediese demasiado hasta que ambos estuviesen maduros. Es en las situaciones límite donde más cómodo vive el equipo suramericano, que suple con pundonor la falta evidente de calidad en muchas de sus líneas. Pero cuando estaba todo preparado para que el descanso retratase a ambos equipos por su falta de lucidez, Varane adelantó a Francia con un fantástico remate de cabeza tras una falta botada por Griezmann. La paradinha del jugador del Atlético antes de su golpeo abrió la defensa para el remate del central.

Cuando nada funciona, el balón parado es un arma fundamental para derribar defensas compactas. El central del Real Madrid llegó en carrera desde atrás para, con la coronilla, enviar el balón a la base del poste. Imposible de defender para Stuani, que se quedó con el molde. El gol condicionó a Uruguay. Le obligaba a dar un pase adelante, a salir de la profunda cueva en la que había vivido. Solo un par de llegadas anárquicas de Stuani y Luis Suárez habían intimidado a Lloris hasta entonces. Pero la reacción al tanto fue inmediata. En cinco minutos, tres llegadas claras a balón parado demostraron que el partido era otro.

Hugo Lloris tuvo que sacar lo mejor de sí mismo para realizar una de las paradas del Mundial con una estirada para el recuerdo. Cáceres remató una falta de forma idéntica a Varane, pero el portero francés le negó lo que debía ser el gol del empate. Sea como fuere, Uruguay dejaba claro que vendería tan caro su derrota como sus fuerzas le permitiesen.

Al comienzo del segundo tiempo nada se supo de Edinson Cavani, ausente del partido por la lesión que sufrió ante Portugal. El nuevo escenario sacaba una mueca de alegría a Mbappé, consciente de que con más espacios, tendría más opciones. Empujó Uruguay a Francia hacia su área y, por si fuera poco, Tabárez dio entrada a Maxi Gómez y al ‘Cebolla Rodríguez’, aun a costa de Betancur, el más técnico de los suramericanos. Pero la propuesta fue anulada por el grosero error de Muslera, portero uruguayo. Griezmann disparó desde la frontal al centro de la portería y el guardameta, mal colocado, acabó metiendo el balón dentro de su portería. Con 25 minutos por delante, la eliminatoria estaba sentenciada.

Francia apunta al título de manera inexorable

Y ahí llegó el oficio de Kante y Tolisso, porque a esta Francia tan solvente no le falta de nada. Tampoco el músculo, el orden y el trabajo defensivo. Sacaron la escoba los de Deschamps mientras Uruguay intentaba meterle revoluciones al juego. pero la losa era demasiado grande y el resultado no se movería. Las lágrimas de Giménez antes del final reflejaban que todo estaba escrito, que esta Francia es un rival tan poderoso que el título parece cada día su destino natural.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close