Nacionales

Gobierno incapaz de frenar actividad de la MS en Moncagua, Lolotique y Chapeltique

Una clicas de la Mara Salvatrucha que opera en San Miguel mantiene dominados los municipios de Moncagua, Lolotique y Chapeltique, generando una espiral de homicidios y violaciones de niñas lo que obligó a que muchas familias huyan dejando sus viviendas abandonadas.

En La Mira-Nacional

Los mareros que dominan la zona pertenecen a la clica Saylor Locos Salvatruchos (SLS). Esto ha provocado que el Gobierno implemente el Plan 10, que no es más que desplazar de manera permanente a dos o tres grupos de soldados y policías en los cantones con más incidencia delincuencial.

Sin embargo esta acción no ha logrado frenar las acciones de los pandilleros lo que ha obligado a varias familias a huir dejando sus hogares abandonados.

El grupo de mareros que domina la zona era dirigido por Luis Alberto Aguirre Castillo, alias Thunder, que fue capturado por la PNC, pero las maras y las violaciones a niñas ha continuado lo que obliga a las familias a huir sin que la PNC pueda hacer nada.

Las fuentes policiales afirman que los sujetos mueven fusiles y droga en las zonas de las montañas y calles desoladas.

El Thuner, El Chiqui y El Callado son los pandilleros que abusaron sexualmente de muchas niñas en San Miguel. Dos de ellos se encuentran presos, mientras que otro más está prófugo, según la Policía.

Tras la espiral de la violencia en el lugar, el alcalde del municipio de Moncagua, Sergio Solórzano, denunció recientemente que entre 30 a 50 familias residentes en el cantón El Platanar, de Moncagua, abandonaron sus casas y pertenencias, debido a los índices delictivos que han azotado la zona en los últimos tres años.

“Entre el 2017 y 2018, unas 50 familias han migrado. En estos últimos dos meses ha sido más fuerte la migración a países centroamericanos pero en su mayoría a Estados Unidos. Esto es por el incremento de asesinatos que hemos tenido en este municipio”, declaró el edil.

Los habitantes de los municipios afectados relatan que en pocas ocasiones observan unidades especializadas de la PNC y ejército para patrullar el sector de Moncagua y Chapeltique. El puesto policial de ese municipio desde hace un par de meses está a cargo de un sargento, debido a que el oficial fue trasladado a la delegación de San Miguel. Además, el puesto carece de una patrulla asignada y usan una prestada.

El alcalde Solórzano dice que “no pierde las esperanzas de que su municipio reciba un refuerzo policial en todos los sentidos”.

“Me informaron, mediante una llamada telefónica, que asignaron siete elementos policiales más, y con la patrulla le han dicho a los agentes y fuerzas vivas que lo más pronto posible, al parecer, les van a signar una patrulla nueva”, dijo el edil de Moncagua.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close