OpiniónPolítica

Díganle a Carlos Reyes que “más ayuda el que no estorba”

Por: Carlos Mario Recinos.

“Seamos parejos”, haciendo honor a esa frase y a la objetividad que debe caracterizar a todo periodista, no puedo más que elevar mi voz por aquellos que no se atreven a decir públicamente al señor diputado, jefe de fracción del partido Arena, Carlos Reyes, “Renuncie, por decencia, por ética, por vergüenza, RENUNCIE, usted no merece ser el jefe de fracción”.

Arena, por medio del Presidente de la Asamblea Legislativa, Dr. Norman Quijano, después de ganar las elecciones pasadas, mantuvo un discurso de austeridad y ha tratado de mantener su partido unido a pesar de los resultados en las internas, todo parecía tomar buena forma para los tricolor, hasta que este señor irresponsablemente decidió cumplir su sueño “presenciar el mundial”, con esta acción ha puesto en riesgo toda la estrategia política de su partido a pocos meses de las presidenciales ¿Qué esperan para echarlo?

En la asamblea general extraordinaria de Arena, el discurso de su presidente, Ing. Mauricio Interiano, estuvo cargado de autoevaluación, el llamado a la “renovación” y pedir “disculpas”, se queda corto pero es un buen primer paso para acercarse a la población que ha perdido la confianza en Arena por los señalamientos de corrupción, ojala ese discurso no quede solo en palabras y se pase a los hechos. Los areneros deberían exigir la renuncia de Carlos Reyes “el diputado mundialista”.

Al igual que Interiano, el señor Calleja, mantuvo un buen discurso, “pedir la renovación” es el primer paso, ahora es momento de pasar a la acción; que excelente mensaje de “cero tolerancia” seria la remoción de la jefatura de fracción, ese cargo lo debe ocupar alguien que tenga la suficiente capacidad y honradez para ejercerlo y ya suficientemente probado esta que Carlos Reyes no es el indicado.

Carlos Reyes, lo único que ha hecho es darle “material” al populista por excelencia de este país y a sus demás contendientes; Arena no puede premiar a este señor manteniéndolo en la jefatura de su fracción.

Señor diputado, Carlos Reyes, cometió un error y como todo error debe asumir las consecuencias, es notorio que su partido y la mayoría de sus simpatizantes estarían satisfechos con su destitución, pero demuestre su educación, demuestre profesionalismo, dejando su cargo, RENUNCIE, ya hizo realidad su sueño, ya es usted diputado, termine su periodo siendo un legislador que al menos reconoció que le quedo grande el cargo de jefe de fracción, termino con el dicho popular: “más ayuda el que no estorba”, mejor apártese, RENUNCIE.

 

 

 

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close