NacionalesOpinión

NEOLIBERALISMO: UN MODELO AGOTADO EN EL SALVADOR.

1. Introducción. En un artículo denominado Neoliberalismo y bajo Crecimiento: Relaciones de causa-efecto indisolubles en El Salvador, establecí que el principal problema por el cual la economía salvadoreña no crece a tasas sostenidas que le permitan generar crecimiento inclusivo y desarrollo es el Modelo Neoliberal. Sin embargo El Neoliberalismo es mucho más que un modelo económico: Es una ideología dominante que responde a los intereses de la clase dominante. Esta ideología responde a un núcleo de doctrinas económicas de carácter marginalista, cuya ruta de acción parte de la teoría económica y avanza a planteamientos políticos y filosóficos. Por tanto, se vuelve fundamental estudiar el Neoliberalismo haciendo una revisión de los efectivos nocivos que ha traído para El Salvador la implementación de dicho modelo.

  1. Antecedentes del Neoliberalismo.

El Neoliberalismo se enmarca en una economía de mercado. El Neoliberalismo es la corriente económica y política inspirada y responsable del resurgimiento de las ideas asociadas al liberalismo clásico o primer liberalismo desde las décadas de 1970 y 1980. Originalmente el Neoliberalismo es una filosofía económica surgida en la década de 1930; una manera de superar la crisis de la Bolsa de Nueva York en 1929, que puso en jaque al mercado de valores; trataba de encontrar un «tercer camino» o un «camino entre medias» de la disputa que en ese momento se libraba entre el liberalismo clásico y la planificación económica. El impulso de desarrollar esta nueva doctrina surgió del deseo de evitar nuevos fracasos económicos tras la Gran Depresión y el hundimiento económico vivido en los primeros años de la década de 1930, fracasos atribuidos en su mayoría al liberalismo clásico. A finales de los años 70, estas teorías ganaron amplia popularidad en el mundo académico y político como alternativa al fracaso del keynesianismo en la gestión de la crisis de 1973. El término se introdujo de nuevo en la década de 1980, debido a las reformas económicas realizadas en Chile durante la dictadura de Augusto Pinochet y que fueron impulsadas y supervisadas por economistas de la llamada Escuela de Chicago. El término es a menudo asociado a los trabajos de los economistas liberales Friedrich Hayek, Ludwig von Mises y Milton Friedman, los dos primeros de la Escuela Austriaca y el último de la Escuela de Chicago. También representa y se asocia al conjunto de políticas económicas introducidas por Margaret Thatcher en el Reino Unido y Ronald Reagan en los Estados Unidos y que alcanza su máxima expresión con el llamado Consenso de Washington.

Para Mises, el mercado es el mejor asignador de recursos en una economía, es el que impulsa las diversas actividades por los medios que mejor permitan satisfacer las necesidades de los demás; es una institución que actúa como guía dotada de razón y sentido. Según Mises no existe economía mixta alguna, la producción o es regida por el mercado o por los mandatos del Estado; existe un sistema intermedio, donde el Estado posea y administre instituciones, pero que esto jamás oscurecerá los rasgos de una economía de mercado, ya que se verán sometidas a la soberanía del mercado.[1] Los planteamientos de Mises sobre el Neoliberalismo son muy generales; sin embargo, son Hayek y Friedman los que precisan las características teóricas del Modelo Neoliberal; a saber: Se basa en el principio de Laisser Faire; La libre competencia del mercado; El Estado no debe intervenir en la economía, solo debe garantizar la libre competencia del mercado y estimularla; La libre circulación de mercancías, capitales y personas entre los países y, en consecuencia, evitar tanto el proteccionismo como estimular la apertura hacia el exterior del comercio y las nuevas inversiones; El Estado debe deshacerse de sus empresas y por lo tanto debe venderlas a los empresarios del país y del extranjero; Tiene prioridad el mercado mundial, más que el mercado interno; Los objetivos básicos de la política económica son el crecimiento económico, pero con equilibrio financiero, comercial y gubernamental.[2] Las características anteriores expresan al Neoliberalismo como una ideología; Friedman la establece mediante la reformulación de la teoría cuantitativa del dinero. El Neoliberalismo reivindica la libertad individual, donde el Estado garantizará el equilibrio económico en pro de la libertad individual.

 

  1. Definición del Neoliberalismo

Ávila (2004) define al Neoliberalismo como un fenómeno mundial basado en las nuevas maneras de acumulación de capital a nivel planetario, donde la competencia internacional es un factor determinante y exista plena liberalización del mercado sin ningún control estatal.

Para Feijo (1996), El Neoliberalismo es un fenómeno multidimensional, pudiéndose manejar en cinco dimensiones:

  1. Dimensión filosófica o ideológica
  2. Dimensión de política económica
  3. La dimensión de patrón de acumulación[3] (cómo se produce el excedente)
  4. El cómo se utiliza el excedente
  5. La dimensión clasista del Neoliberalismo.

Cinco son los principios[4] básicos que particularizan al Neoliberalismo.

  1. La promoción del bienestar social a través de la libertad individual.
  2. La libertad e igualdad de oportunidades están íntimamente relacionadas.
  3. El Neoliberalismo se opone a la discrecionalidad del gobierno.
  4. Solo puede darse libertad individual con política basada en la libertad.
  5. La economía de mercado es la base del liberalismo.

 

  1. Causas e impulsores del Modelo Neoliberal

 

  1. Crisis de la Deuda en América Latina

En los últimos años de la década de los sesenta, los bancos estadounidenses tenían muchas reservas de dólares producto de la fuerte entrada de capitales provenientes de Europa; al verse con un exceso de liquidez buscaron a quien prestarlos; ese destino fueron los países latinoamericanos, asiáticos y africanos. En la década de los setentas, se manifestó un incremento en los precios del petróleo, lo que se tradujo en considerables beneficios para los países productores, quienes los colocaron en los bancos occidentales, este fenómeno ocasionó nuevamente excesos de liquidez de los bancos, quienes decidieron ofrecer préstamos con bajos intereses a los países del sur.

Asimismo, el Banco Mundial comenzó a conceder préstamos a los países del tercer mundo como una medida anticomunista. Se empujó a los países a endeudarse para la construcción de infraestructuras que servirían para la apertura comercial a nivel mundial; es decir, para la exportación de productos primarios, manifestándoles que estos generarían ingresos suficientes para los reembolsos y así modernizar su aparato industrial. A finales de los setentas los precios de las materias primas y productos agrícolas presentaron una caída, ya que todos los países en desarrollo se dedicaron a producir ese tipo de mercancías para exportarlos a países con divisas fuertes a nivel mundial provocando competir entre ellos mismo, lo que llevo a un incremento de la oferta mundial mientras la demanda no crecía en el mismo ritmo.

Otro factor que contribuyó a que se diera la crisis de la deuda fueron las tasas de interés. Con la llegada de Ronald Reagan a la presidencia de los Estados Unidos en 1981, la política económica toma un rumbo ultra liberal y se toma la decisión de incrementar las tasas de interés para atraer a los capitales. Las tasas de interés pasaron de 4 – 5 % a un 16 – 18%.

Estos acontecimientos fueron los detonantes de la crisis de la deuda[5]; afectaron a los países subdesarrollados que habían tomado préstamos tanto de la banca privada como de la multilateral; en pocos días vieron como sus gastos por pago de interés se incrementaban y sus ingresos por exportación de bienes primarios se reducían considerablemente.

 

  1. El Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM)

En julio de 1944 fue creado por iniciativa de 45 países, el Banco Internacional para la Reconstrucción y el Desarrollo  (BIRD), su propósito inicial era proporcionar fondo públicos para la reconstrucción de Europa y garantizar así un nuevo aliado para los Estados Unidos y un destino para los productos de las empresas de esa nación; con el transcurso del tiempo dicho propósito fue cambiando hasta llegar a tener como objetivo el proporcionar financiamiento para el “desarrollo” a los países en desarrollo. El FMI nace también en 1944 con el objetivo de estabilizar el sistema financiero internacional y favorecer la liberalización de los capitales; entre sus acciones de intervención en los países en desarrollo se encuentran: la supervisión, ayuda financiera, asistencia técnica y en los últimos años se encarga de la revisión de los tipos de cambio.

Ambas instituciones y principalmente el Banco Mundial pudo evitar la crisis de la deuda en los países en desarrollo. En diferentes informes financieros de fuentes influyentes (Tribunal de Cuentas de Estados Unidos, Chase Manhattan Bank, entre otros) se planteó una posible crisis de la deuda. Sin embargo el Banco Mundial hizo caso omiso de dichos informes y continuó con las presiones para que los países siguieran endeudándose.

Al verse los países imposibilitados de pagar sus deudas, entraba en el escenario el FMI como salvador financiero y les daba la oportunidad de poder pagar sus deudas mediante préstamos a intereses más altos. Antes de concederlos y para garantizar su reembolso condicionó a los países a generar reformas a su economía implementando Políticas de Ajuste Estructural (PAE). La política económica de esos países quedó a cargo del FMI de manera que se asegurara una disciplina financiera estricta y poder así pagar la deuda los países en desarrollo; es decir, se buscaba exportar más y gastar menos; todas esas medidas de ajuste estructural se conocieron en la década de los ochentas con el nombre “Consenso de Washington” [6]

4.    Neoliberalismo en El Salvador: Un modelo impuesto

 

  1. Antecedentes

 

En El Salvador, desde 1989, con la llegada de Félix Cristiani a la presidencia de la república por el partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) se comenzó a instaurar las bases de un nuevo patrón de acumulación. El modelo económico vigente desde 1989 en el país es de corte Neoliberal; la política económica implementada en el país se vio caracterizada por tomar de base los planteamientos propuestos por las Instituciones Financieras Internacionales (IFI), que consistieron en un conjunto de reformas económicas e institucionales plasmadas en los Programa de Ajuste Estructural (PAE) y Programas de Estabilización Económica (PEE), apadrinados por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM).

La implementación de estas reformas se dio en gran medida en el primer gobierno de ARENA, quien presenta un programa económico donde retomaba los consejos y propuestas de FUSADES y USAID, además de reactivar los pagos de la deuda externa que estaban suspendidos a finales de los ochentas por el PDC, al conocer estas medidas las IFI toman la decisión de reanudar sus programas de préstamos.[7] Los ejes fundamentales de estos programas eran los procesos de privatización, es decir, el despojo al Estado de los activos estratégicos y funciones involucradas en la provisión de servicios públicos que el sector privado podría asumir de forma rentable; también, la no intervención del Estado en los mercados, por su ineficiencia natural; la desregulación económica, que implicaba quitarle al estado toda atribución de intervenir en el mercado.

Los gobiernos del Partido ARENA y su modelo económico

La conducción de la política económica en el país en el marco del Modelo Neoliberal se inicia a través del Plan de Desarrollo Económico y Social 1989-1994[8] que estuvo dividido en dos grandes líneas.

  • Suscripción de un acuerdo con el FMI, con el que se estableció una serie de préstamos para la ejecución de un Programa de Estabilización Económica de corto plazo, que involucraba una serie de medidas que buscaban reducir el déficit fiscal, la inflación y el déficit comercial.
  • Implementación de un Programa de Ajuste Estructural, se buscaba lograr una economía con buenas expectativas de crecimiento, en la cual el Estado sería moderno, llevando al mínimo sus funciones reguladoras dentro de la economía, así como también apoyar la balanza de pagos, para lograr un entorno macroeconómico estable.

A continuación se detallaran a grandes rasgos los elementos esenciales de las políticas económicas implementadas en el país durante las administraciones del partido ARENA (1989–2009), en materia de reforma fiscal, apertura comercial y reformas institucionales.

Reforma Fiscal

Las medidas fiscales fueron prioritarias en la política económica como fuente de reducción de inestabilidad macroeconómica generada por los déficits, su objetivo era la transformación del sector público en un ente eficiente y dinámico, coherente con el rol subsidiario en la economía. En la búsqueda del incremento de los ingresos al erario público se generó una estructura tributaria más simple pero más regresiva[9] (se trasladó la base imponible del capital al trabajo) que tuvo como consecuencia una mayor desigualdad en la distribución de los ingresos entre la población.

Fuente: Elaboración propia sobre la base de datos de BCR.

 

En la gráfica No 1 se observa dicho cambio en la estructura impositiva del país; los ingresos tributarios en concepto de IVA pasaron de representar la tercera parte de los ingresos  tributarios en 1990[10] a ocupar cerca de la mitad del total de ingresos tributarios para 2009; mientras que los ingresos por impuesto sobre la renta registraron al inicio del periodo del presidente Cristiani un 22% y cerraron en 2009 (fin de la administración SACA) con 36% de participación en el total de ingresos tributarios.

  • Apertura Comercial

La administración del ex presidente Alfredo Cristiani llevó a cabo un programa de desgravación arancelaria y apertura del sector externo; la estructura arancelaria se redujo entre un 5% a 10%. Posteriormente la administración de Armando Calderón profundizó la medida pasando algunos los aranceles de 290% a un 30% y en algunos casos su eliminación total; finalmente en la administración de Antonio Saca se consolidó la eliminación de aranceles de más mercancías mediante la aprobación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.[11] Otra de las medidas fue otorgar una exención total de impuestos para las empresas exportadoras y maquiladoras que se acogían a la Ley de Zonas Francas y Recintos Fiscales (LZFRF). Esta medida se llevó, de parte del partido ARENA, como una apuesta estratégica exportadora de consolidar la actividad maquiladora como la rama económica más dinámica y mayor generadora de divisas para la el país.[12]

Fuente: Elaboración propia sobre la base de datos de BCR

Uno de los indicadores para mostrar este proceso de apertura comercial es la tasa de apertura la cual muestra la relación y peso que tiene las relaciones económicas internacionales en la economía. El gráfico No 2 presenta un proceso de apertura acelerado, para el año 1991 el indicador muestra un 40% de apertura comercial y para el cierre del año 2009 registro un 54% de apertura;  en los años posteriores a la aprobación y puesta en marcha del CAFTA-DR (ver gráfica), el país tuvo en promedio un tasa de apertura del 62%, porcentaje mayor en relación al resto del periodo.

·         Reformas Institucionales

Cuadro No 1 El Salvador. Reformas Neoliberales 1989-2009.
Gobierno Medidas
Alfredo Cristiani (1989-1994) Privatización de las exportaciones del café (INCAFE).
Privatización de las exportaciones de la azúcar (INAZUCAR).
Privatización del Hotel Presidente.
Privatización de la Banca.
Privatización de las importaciones del petróleo.
Cierre del Instituto Regulador de Abastecimiento (IRA).
Cierre del Instituto de Vivienda Urbana (IVU).
Privatización de la Escuela Nacional de Agricultura (ENA).
Armando Calderón (1992-1999) Privatización de ingenios azucareros y plantas de alcohol.
Privatización de la distribución de energía eléctrica.
Privatización de las telecomunicaciones.
Privatización del sistema de pensiones.
Privatización de algunos servicios de hospitales públicos.
Privatización del sistema de placas y licencias.
Francisco Flores (1999-2004) Dolarización de la economía.
Concesión de seguridad y alimentación del ISSS.
Concesión de Puertos.
Privatización de las generadoras térmicas de la energía eléctrica.
Antonio Saca

(2004-2009)

Iniciativa para la privatización del agua.
Firma del Tratado de Libre Comercio con USA.

 Fuente: Elaboración propia sobre la base de datos de Social Watch.

 El cuadro No 1 resume las medidas de reforma institucional de corte neoliberal implementadas en los cuatro gobiernos de ARENA. Además de privatizar y concesionar activos, reducir y focalizar el gasto público era otra medida contemplada en los PAE y PEE a propuesta de las IFI; en ese sentido, se elabora y puso en marcha un “Programa de Modernización del Sector Público”, en el cual el Estado debería reducir o anular su participación en la producción de bienes y brindar servicios, quedándose a generar las condiciones necesarias para fomentar el crecimiento económico impulsado por la empresa privada. Entre las medidas de reducción del Estado y en consonancia con la filosofía neoliberal, la liberalización de los precios era necesaria para lograr la eficiencia de los mercados internos, siendo la primera medida eliminar el Instituto Regulador de Abastecimiento (IRA).

CONCLUSION: Reflexiones finales para el debate.

El Neoliberalismo ha sido el responsable de la exclusión social, económica y étnico-cultural de la población salvadoreña, la que se ve reflejada en altos niveles de marginalidad, pobreza severa extrema, violencia e inseguridad, desempleo e incapacidad de los hogares para llevar ingresos, abandono de la agricultura, bajo crecimiento económico, alta vulnerabilidad ambiental, con un sistema de protección social deficitario en materia de salud, educación, protección social entre otros. Sin embargo, muchos de estos males tiene un origen estructural e histórico, es decir, tiene a su base una causa común: tiene que ver con el modelo económico vigente en cada época de la historia del país, los cuales siempre han favorecido a un reducido grupo de personas que han acumulado una enorme riqueza en detrimento de las grandes mayorías a las que se les socializa la pobreza y exclusión. En el caso salvadoreño, durante los últimos 29 años, el Modelo Neoliberal ha sido el causante de todos los males que aquejan a la ciudadanía, convirtiéndose así en la causa y el principal problema u obstáculo a superar si se quiere hacer un abordaje de los otros problemas, que son efecto o consecuencia de dicho modelo.

[1] Mises Ludwig, “La acción humana” tratado de economía. Cuarta Edición. 1986.

[2] Méndez, José. El neoliberalismo en México ¿éxito o fracaso?, página 66.

[3] Patrón de acumulación se refiere a una forma históricamente determinada y delimitada de funcionamiento de la economía capitalista. Entre los aspectos elementales de un patrón de acumulación están: a) forma que sume el sistema de fuerzas productivas; b) el modo de articulación que asumen los procesos de producción, distribución, utilización y realización de plusvalía; c) forma que asume la heterogeneidad estructural; d) formas de dependencia estructural; e) modo de operar la variable política.

[4] Ávila, José. Introducción a la Economía, 2004.

[5] Joseph Stiglitz, en su libro El malestar en la globalización, señala que la crisis de la deuda latinoamericana en los años ochenta fue provocada por el enorme aumento de los tipos de interés  causado por la política monetaria restrictiva del presidente de la Reserva Federal.

[6] Dicho consenso es producto de un acuerdo entre representantes del complejo político-económico-militar de Estados Unidos (BM, FMI, BID, Reserva Federal, Agencias económicas del gobierno, miembros del congreso y funcionarios del gobierno).

[7] Weinberg, S. y Ruthfauff, J. (1998): Estrategias y Proyectos del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo en El Salvador. CED – SAPRIN, Washington. Pág. 20.

[8] Dicho plan fue creado por FUSADES a partir de los lineamientos de las IFI como guía para la implementación de las políticas públicas en el país.

[9] Personas de menores ingresos aportan más a los ingresos tributarios y personas de mayores ingresos aportan menos a los ingresos tributarios. Además, en 1994 se elimina el impuesto al patrimonio, favoreciendo a las personas de mayores recursos económicos financieros.

[10] Para efecto de análisis en los años 1990 y 1991 se tomó como valor en concepto de IVA a los ingresos tributarios en concepto de Timbres fiscales.

[11] Moreno, Raúl; “CAFTA-DR Agricultura y Soberanía Alimentaria”, Sinti Techan, El Salvador (2006), pág. 20.

[12] Moreno, Raúl; “La globalización neoliberal en El Salvador”, Un análisis de sus impactos e implicaciones, Fundación Món-3 (2004).

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close