Internacionales

Estudiantes piden a Ortega que renuncie y cese la represión

"Esta no es una mesa de diálogo, es una mesa para negociar su salida. Ríndase ante todo este pueblo, ordene el cese al fuego ahorita mismo... lo que se ha cometido en este país ha sido un genocidio", le un estudiante al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.

En La Mira-Internacional

diálogo se celebra bajo la mediación de la Iglesia católica. Ortega y la vicepresidenta y esposa del mandatario Rosario Murillo llegaron bajo una fuerte protección policial en medio de abucheos.

Los estudiantes exigieron hoy la dimisión del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y el cese de la represión, al inicio de un diálogo nacional entre el Gobierno, la sociedad civil y el sector privado que busca poner fin a la grave crisis que azota al país desde hace casi un mes.

El diálogo, que se celebra bajo la mediación de la Iglesia católica, quedó instalado en la sede del Seminario Nacional Nuestra Señora de Fátima, en el sector suroeste de Managua, con la presencia del propio Ortega y de la vicepresidenta, Rosario Murillo.

Nicaragua indignada por la represión: “Da pena decir que uno defendió la revolución. ¿Para qué? ¿Para que vengan ellos y maten a nuestros hijos?”

La trama nicaragüense

Ortega y Murillo llegaron al lugar de la reunión bajo una fuerte protección policial poco antes de las 10:00 locales y fueron abucheados por manifestantes apostados en las afueras del local, que les gritaron “asesinos”.

El obispo de León, monseñor Bosco Vivas, pronunció una invocación a Dios, pidiendo el fin de la confrontación que ha vivido el país y que ha dejado decenas de muertos, heridos y detenidos.

Después de que se anunciara que Ortega hablaría a los presentes, uno de los dirigentes universitarios de las protestas tomó la palabra y le exigió “que ordene el cese inmediato de los ataques que están cometiendo en todo el país”.

“Esta no es una mesa de diálogo, es una mesa para negociar su salida. Ríndase ante todo este pueblo, ordene el cese al fuego ahorita mismo… lo que se ha cometido en este país ha sido un genocidio”, le dijo el joven a Ortega.

También “como jefe supremo de la Policía y del Ejercito, le decimos que ordene el cese de los ataques de la Policía, los paramilitares y las turbas adeptas al gobierno”, agregó.

“Estamos siendo perseguidos, somos estudiantes. Nosotros hemos puesto los muertos”, concluyó.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close