Acción PolicialNacionales

Al pastor se lo llevaron hasta con la moto que conducía en la comunidad Las Palmas de la capital

Redacción /Imágenes Cortesía

Al pastor evangélico Gilberto Romero (nombre ficticio) lo raptaron mientras se conducía a bordo de una motocicleta.

Al mediodía de este jueves, los sujetos a bordo de un pick up lo obligaron, bajo amenazas, a subir a la cama del vehículo y se lo llevaron hasta con la moto y –como se supo posteriormente- salieron raudos de la comunidad Las Palmas, un asentamiento precario situado en un sector exclusivo del oeste de la capital, con rumbo desconocido, con la intención de asesinarlo.

La imprecisa información aportada por particulares tras el hecho y que comenzaron a recibir los despachadores del Sistema de Emergencias 911 de la Policía daba cuenta que al líder religioso los pandilleros de la 18R lo mantenían oculto en el interior de una casa situada en las inmediaciones de un punto donde suele pernoctar un equipo policial en ese conjunto de viviendas.

Otros informes señalaban que el lugar donde los criminales escondían al guía espiritual era una edificación situada en las cercanías del templo, donde se congregan los feligreses que él dirige, y que a esa hora ya se hallaban reunidos rezando, reacios, no obstante, a hablar con la policía que llegó a la capilla para indagar sobre la desaparición de su líder.

“A nosotros solo nos han dicho que oremos” le dijo a la policía uno de los llorosos congregantes, sin revelar pormenores del caso.

El despliegue de patrullas de la Unidad Táctica Operativa Policial (UTEP) o Jaguares, de los Grupos Conjuntos de Apoyo Comunitario (GCAP) y de la Sección Táctica Operativa (STO) de la Delegación de la Policía de San Salvador fue de tal magnitud que en poco tiempo ya habían cubierto decenas de viviendas de la comunidad en busca de la víctima y sus raptores.
Precisamente, la policía cree que fue la proporción de la reacción de las unidades especializadas en la zona y sus alrededores lo que alarmó a los cómplices con quienes los terroristas delinquen en la comunidad.

A tal punto llegó el sobresalto de los pandilleros, informados por sus colaboradores, que se vieron obligados a soltar a la víctima junto con la motocicleta, y librarse así de una muerte segura, sobre el bulevar Constitución, en las inmediaciones del monumento homónimo, a unos 5 kilómetros del punto donde fue privado de libertad.

De acuerdo con los informes recabados en la comunidad, los pandilleros creían que el pastor había delatado a los malhechores ante las autoridades, por lo que habían planificado raptarlo para darle muerte, propósito que fue desbaratado por la acción policial.

Las investigaciones continuarán para dar con el paradero de los autores del crimen y del pick up utilizado por los criminales, que vieron como las autoridades desbarataron su plan terrorista y devolvieron, sano y salvo, al hombre a su familia.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close