Internacionales

Continúan disturbios en Nicaragua

Nicaragua vive una crisis de gobernabilidad desde mediados de abril, cuando una manifestación de estudiantes contra una reforma al seguro social (que aumentaba las cuotas a trabajadores y empresas) derivó en una violenta acción de la Policía que generó más protestas y dejó decenas de muertos, heridos y detenidos.

EnLaMira-Internacional

Activistas del Gobierno atacaron a los protestantes con “morteros” (bombas caseras) sobre la carretera entre Niquinohomo y el poblado turístico de Catarina, mientras efectivos de la Policía antimotines les lanzaron gases lacrimógenos, informó el canal 15 de televisión.

Nuevos enfrentamientos entre la Policía de Nicaragua y jóvenes manifestantes que protestan contra el Gobierno de Daniel Ortega se produjeron hoy al sureste de la capital, Managua, y al menos dos personas resultaron heridas.

Los incidentes comenzaron en horas de la tarde (local), cuando fuerzas de choque del Gobierno ocuparon posiciones en la localidad de Niquinohomo, a unos 30 kilómetros de Managua, e impidieron el acceso de manifestantes que pensaban realizar una protesta.

Según se informó, los manifestantes viajaban en una caravana de  motocicletas y pretendían reunirse en un “plantón” al pie de la estatua del general Augusto Sandino, máximo patriota del país, cuyo monumento ha estado en disputa en los últimos tres días.

Activistas del Gobierno atacaron a los protestantes con “morteros” (bombas caseras) sobre la carretera entre Niquinohomo y el poblado turístico de Catarina, mientras efectivos de la Policía antimotines les lanzaron gases lacrimógenos, informó el canal 15 de televisión.

La televisora divulgó imágenes de dos personas que sufrieron heridas de bala en distintas partes del cuerpo, pero no proporcionó su identidad.

“Nada violento es duradero ni propicia el entendimiento. ¡Alto a la represión en Catarina y Niquinohomo!”, escribió en su cuenta de Twiter el obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio Báez, conocido crítico del presidente Ortega.

“A las autoridades del gobierno y a la policía, les ruego que salven la posibilidad de un diálogo. ¡Detengan la represión violenta contra la población pacífica de Niquinohomo”, escribió el prelado.

Báez es uno de los cinco obispos de la Conferencia Espiscopal que servirán como mediadores y testigos de un diálogo nacional, cuya fecha de inicio y participantes aún no han sido anunciados.

Otras marchas antigubernamentales se realizaron este domingo en el municipio de Ticuantepe, vecino a la capital, en las ciudades de Masaya y Masatepe (sur) y en Chinandega (noreste) para exigir “justicia” y que se investigue la muerte de numerosos jóvenes durante las protestas de abril pasado, según informó “La Prensa”.

El diario reportó que en Monimbó, barrio indígena de la ciudad de Masaya, a sólo 27 kilómetros de la capital, la población levantó barricadas de piedras y adoquines, impidiéndoles el acceso a grupos de trabajadores públicos y miembros de la Juventud Sandinista que trataron, sin éxito, de impedir una manifestación cívica.

 

 

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close