Internacionales

Caravana de migrantes pide asilo en Estados Unidos

La caravana de migrantes centroamericanos, que llegó esta semana a la frontera con Estados Unidos, prepara una marcha desde Tijuana hacia San Ysidro, donde busca pedir asilo en EE. UU. a pesar de las constantes amenazas del presidente Donald Trump

EnLaMira-Internacional

Llegó la hora de la verdad para la caravana “Viacrucis Migrante” que inició su travesía el pasado 25 de marzo en Chiapas y un mes después llegó a la frontera norte de México. Sus integrantes ya están próximos a la garita de San Ysidro, donde buscan pedir asilo a las autoridades estadounidenses, a raíz de la violencia que hay en sus países de origen, generada principalmente por las pandillas.

A pesar de que la mayoría busca asilo en Estados Unidos, el rechazo y las advertencias que ha lanzado el presidente Donald Trump, además de las dificultades que avizoran, han provocado que decenas de migrantes cambien de planes e inicien sus trámites de refugio en México.

Tan pronto se estacionaron en la ciudad de Hermosillo, Sonora, al noroeste del país, los integrantes de la caravana comenzaron a sondear la posibilidad de iniciar sus trámites ante el Instituto Nacional de Migración (INM) para solicitar al Gobierno mexicano permiso para quedarse.

Otros, mantienen viva la esperanza de asentarse en Estados Unidos, muchos de ellos víctimas de la violencia en sus países.

Gualdin Omar, un joven agricultor de 20 años originario de Honduras asegura que “los Maras no te dejan salir a la calle. Nadie sale”.

Amnistía Internacional: “pedir asilo no es un delito en Estados Unidos ni en ningún país”

El pasado 27 de abril, la caravana se completó en la ciudad de Tijuana con la llegada de poco menos de 200 migrantes que se sumaron a otros cien que llegaron anteriormente. Según el director del albergue Juventud 2000, José María García Lara, ya no hay más integrantes dirigiéndose a la frontera.

Días antes, la organización Amnistía Internacional (AI) pidió a México y Estados Unidos respetar el derecho a solicitar asilo de los miembros de la caravana. “Pedir asilo no es un delito en Estados Unidos ni en ningún país”, declaró en un comunicado la directora para las Américas de AI, Erika Guevara Rosas.

La organización humanitaria estará presente para observar la conducta de las autoridades en la recepción y facilitación de sus solicitudes.

Por su parte, el presidente estadounidense, Donald Trump, ha negado constantemente la posibilidad de entrada de la caravana a Estados Unidos, además de ordenar el despliegue de la Guardia Nacional en la frontera.

El pasado 25 de abril, la ministra de Seguridad Interior de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen dijo en un comunicado que “si ustedes entran ilegalmente a nuestro país, habrán actuado contra la ley y serán perseguidos por la justicia”.

Muchos se han quedado en el camino por las ofertas de refugio del Gobierno mexicano

De las 1.500 personas que iniciaron el viaje con la caravana “Viacrucis Migrante”, tan solo unas 130 llegaron el pasado jueves a Tijuana. El resto de la caravana se dispersó previamente de forma paulatina durante el viaje. Algunos prefirieron seguir su propio camino y otros decidieron escuchar las ofertas de las autoridades mexicanas de analizar un potencial refugio.

Lisandro Guerrero es uno de los hondureños que decidió quedarse en México, donde espera encontrar trabajo y un sustento para sus nueve hijos: “si en Estados Unidos no nos quieren, ¿Para qué vamos a ir? Es mejor quedarse en México, aquí nos están abriendo sus puertas. Que Dios bendiga este país.”

La iniciativa que creó la caravana surgió en 2010 con el objetivo de sensibilizar a la opinión pública de la dramática situación que sufren cientos de migrantes centroamericanos, que se ven ogligados a traversar Centroamérica en dificiles circunstancias y donde constantemente sufren ataques a sus derechos.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close