Internacionales

En medio de protestas, Juan Orlando Hernández Alvarado asumió la presidencia de Honduras

“Juro hacer cumplir la Constitución y la ley”, dijo Hernández en el momento más importante de la ceremonia realizada en el Estadio Nacional ante el presidente del Congreso, Mauricio Oliva, quien le respondió “queda en posesión de su cargo”.

El gobernante inició su discurso recordando a su fallecida hermana Hilda de Hernández y luego agradeció a los hondureños su apoyo para ganar la “madre de las batallas”, en referencia a la carrera política de las elecciones de noviembre de 2017.

Durante su alocución, el gobernante hizo un llamado a todos los sectores a unirse por una “Honduras en desarrollo”, para que todos los hondureños “tenga orgullo de haber nacido en esta tierra”.

Destacó los avances en su primera administración y dijo que lo que viene en el nuevo periodo llevará a Honduras a un mayor desarrollo, antes de hacer un desglose de las propuestas que fundamentarán su plan de trabajo para su segunda administración en los que resaltan los ejes de seguridad, inversión, trabajo y vivienda por medio de programas para los menos favorecidos.

Mantendremos en aislamiento a los más peligrosos para mantener al pueblo hondureño en paz y tranquilidad” en un aparte. “Vamos a enfocarnos en mejorar las condiciones de empleo”, agregó.

Luego tomó juramento de ley a los designados presidenciales Ricardo Álvarez, María Antonia Bográn y Olga Alvarado. Hernández, de 49 años y primer gobernante reelecto, ingresó al Estadio Nacional a las 9:00 am y fue recibido con algarabía por los asistentes al recinto en donde jurará para el cargo por segundo periodo consecutivo.

También hizo su ingreso al estrado el presidente Juan Orlando Hernández, acompañado de su esposa Ana García de Hernandez, quien le retiró la banda presidencial que llevó en el periodo 2014-2018 para entregarla al presidente del Legislativo.

El pastor Saúl Gómez, representante de la Confraternidad Evangélica, y el sacerdote de la Iglesia Católica, Carlo Magno, realizaron oraciones en las que pidieron por la paz de Honduras.

Posteriormente se entonaron las notas del himno nacional por parte de la banda de los Supremos Poderes.

La ceremonia, que estaba prevista para las 8:00 de la mañana, inició con actividades musicales y de danza, que antecedieron a la revista de la Fuerza Aérea de Honduras.

Funcionarios de gobierno, alcaldes, congresistas, miembros de las 77 delegaciones diplomáticas acreditadas en el país, así como representantes de las iglesias católica y evangélica y de los medios de comunicación se hicieron presentes, desde tempranas horas, para acompañar los actos. Igualmente lo hizo la población que paulatinamente fue llenando las graderías del estadio.

Sin embargo, los seguidores de la Alianza de Oposición, liderada por el expresidente hondureño Manuel Zelaya y por el candidato de dicho movimiento, Salvador Nasralla, salieron a las calles de Tegucigalpa para mostrar su descontento por la elección de Hernández, quien se presume cometió fraude electoral en los comicios presidenciales del pasado 26 de noviembre de 2017.

La multitud, que se disponía a emprender una marcha de cinco kilómetros, abandonó temporalmente las calles debido a la gran cantidad de bombas lacrimógenas, pero después se reagrupó a las cercanías para auxiliar a muchos de sus seguidores que resultaron afectados por el gas pimienta.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close