Economia

Asfixiar económicamente a otros países desde los despachos

Los países que más dependen del dinero proveniente de tasas corporativas son los más afectados por la evasión de impuestos. La realidad es que millones de personas en el mundo no tienen acceso a asistencia básica sanitaria o al sistema educativo; pero es que cada año, los países más pobres dejan de recaudar 100 billones de dólares (estimación de las Naciones Unidas).

Oxfam ha creado una campaña en la que denuncia el brutal impacto de la evasión fiscal en la vida real de la gente. Los impuestos no son solo números, porcentajes y personas famosas involucradas en escándalos mediáticos, sino que son una de las fuentes de financiación más importantes para que un país pueda tirar adelante políticas públicas.

Las personas responsables de facilitar la evasión de impuestos, desde políticos a directivos, auditores y consultores no quitan la mascarilla de oxigeno a un paciente, pero si son los que tiran de los hilos para menoscabar el sistema público de los países que deberían recibir tales impuestos.

El problema es la facilidad con que las empresas mueven sus beneficios sin pagar los impuestos que les corresponden en los países donde realizan actividad comercial. Esta reubicación o transferencia de beneficios no es ilegal, es más, varios países europeos juegan un papel clave en facilitar estos movimientos de dinero. No necesitamos irnos a exóticas islas del Caribe para encontrar responsables de este sistema tan lucrativo para las grandes empresas. Luxemburgo, Inglaterra, Holanda o Irlanda son líderes en el ranking mundial en mover dinero de otros.

Max Lawson de Oxfam escribía en 2015 lo siguiente “Deberíamos dejar de hablar de estos escándalos en términos de dólares, euros o libras”, números abstractos que no parecen del mundo real. En cambio, Lawson sugiere utilizar una nueva moneda, “médicos”, o en su termino más genérico “hospitales”. Esto permitiría medir el impacto real de escándalos como LuxLeaks, Panama Papers o la última secuela, Paradise Papers. El experto Oxfam pone un ejemplo, imagínense en las portadas de todos los diarios “Millonario Ritchie Rich utiliza una cuenta en Suiza para evitar pagar impuestos con un valor de 20.000 enfermeras en un año.”

Esta práctica que se escuda en limbos legales para justificar su existencia, no solo afecta otros países. El grupo Inditex, una de las mayores multinacionales españolas con unos márgenes de beneficios altísimos, tiene su sistema fiscal montado alrededor de Holanda, Suiza e Irlanda. Un estudio realizado por el grupo de los Verdes en el Parlamento Europeo concluyó que la “elusión de impuestos” de Inditex en España entre 2011 y 2014 significaron unos 218 millones de euros (para que se hagan una idea, la comunidad de Madrid destinó a sus hospitales 195 millones menos en 2015 que el año anterior).

La Comisión y el Parlamento Europeo hace tiempo que debaten sobre la introducción del “country-by-country reporting”, un mecanismo que obligaría a las multinacionales a publicar los beneficios obtenidos en cada jurisdicción fiscal. Estos informes por país no evitarían la transferencia de beneficios, pero si los expondrían al escrutinio público sin tener que esperar al proximo escándalo.

Información 20Minutos.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close