Vida abundante

¿Sabes cómo la lengua diferencia el sabor dulce del amargo?

Un equipo de investigadores norteamericanos desarrolla un experimento en ratones y consigue identificar a las moléculas responsables del paladar

No es novedad que los sentidos del paladar se encuentran en nuestra lengua, en las llamadas papilas gustativas. Pero por primera vez han sido detectadas las moléculas responsables de percibir los sabores y llevar esta información al cerebro.

Estas moléculas son llamadas receptores y consiguen identificar los tipos de sabores. Para llegar a estas conclusiones, el equipo de encuestadores del Centro Médico de la Universidad de Columbia, en Estados Unidos, ha comparado la expresión génica de las células receptoras del gusto en ratones.

Los investigadores han analizado la reacción de las células a dos sabores principales: dulce y amargo. La diferencia ha ocurrido en la expresión de las semaforinas, proteínas vinculadas al desarrollo del sistema neuronal.

En el estudio, los receptores amargos han expresado la variante semaforina 3A y los receptores dulces han expresado grandes cantidades de semaforina 7A. Para conocer el vínculo de los receptores con el sentido gustativo, los investigadores han modificado genéticamente dos grupos de ratones.

En el primer grupo, los receptores amargos han expresado la semaforina 7A. En el segundo, los receptores dulces han expresado la semaforina 3A, invirtiendo, por tanto, la relación encontrada inicialmente.

Con el experimento, los investigadores han levantado la hipótesis de que los receptores amargos activarían el sabor dulce, y por otro lado, los receptores dulces se vincularían al sabor amargo. La experiencia fue exitosa y los especialistas han logrado encontrar lo que esperaban. “Eso es exactamente lo que observamos. Eso significa que las células receptoras del gusto están determinando su propia conectividad proporcionando señales instructivos a las neuronas”, han afirmado.

Para comprobar a los resultados, el equipo ha desarrollado un segundo experimento que confirmó que los receptores habían transmitido al cerebro informaciones relacionadas al cambio de semaforinas. Han ofrecido agua amarga para los ratones cuyos receptores amargos han sido creados para expresar la semaforina dulce. A diferencia de lo que ocurre normalmente, los ratones no han evitado el agua amarga.

El desarrollo de investigaciones permite avances para el campo de la Nutrición y Dietética. Los profesionales interesados en actualizarse en esta área tienen como opción la Maestría Internacional en Nutrición y Dietética, patrocinada por FUNIBER.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Close
Close