Editoriales

El asesinato de Samuel Rivas podría ser parte de amenazas lanzadas anteriormente por la MS

Por: En La Mira

La familia periodística se encuentra de luto por el asesinato del camarógrafo del Grupo Megavisión, Samuel Rivas, perpetrado la mañana de este jueves, cuando dos sujetos, supuestos miembros de maras, le dispararon en los momentos que colaboraba en la remodelación de la iglesia Asambleas de Dios, ubicada en la colonia Altavista, del municipio de San Martín, en San Salvador.

Tanto el Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, como políticos de diferentes partidos y el gremio periodístico nacional han expresado su dolor por el triste deceso de Rivas, un hombre dedicado a su trabajo, alejado de vicios y servidor del Señor a través de su iglesia

El mandatario giró órdenes al director de la Policía Nacional Civil, Howard Cotto para que se investigue el asesinato y se dé con los responsables de este crimen.

“He dado instrucciones al Director de la PNC para que investigue exhaustivamente, y dar con los autores del asesinato del joven camarógrafo de Grupo Megavisión”, escribió Cerén en su cuenta de twitter.

El fiscal del caso, aseguró que Rivas fue atacado directamente por dos supuestos pandilleros de la zona y quienes le dispararon al menos en nueve ocasiones con una pistola calibre 9 milímetros. Los pormenores del hecho dejan claro que los asesinos tenían la intención de acabar con su vida de manera rápida y efectiva. Tenían el propósito de que Samuel no quedara herido, sino que efectivamente muriera.

Esto llama la atención y nos recuerda las amenazas que los miembros de la Mara Salvatrucha lanzaron hace un mes en donde dijeron que en respuesta a los operativos que realizaba la policía en su contra, ellos responderían a partir de enero de 2018 asesinando a agentes de la PNC, soldados, custodios de centros penales, funcionarios de gobierno y hasta periodistas.

Recordemos que hace unas semanas un grupo de mareros secuestró a esposa de un agente de la PNC y a sus hijos; sin embargo las víctimas lograron escapar.

Posteriormente la Policía Nacional Civil  confirmó el asesinato de un custodio de los Centros Penales a manos de miembros de pandillas. El crimen se perpetro con arma de fuego en el Cantón El Delirio, Municipio de Ozatlán, en el departamento de Usulután.

En ese entonces el mismo Fiscal General de la República, Douglas Meléndez, consideró que este asesinato pudiera ser parte de las amenazas que formuló la MS.

Si esto fuera así, no debería descartarse que atentados similares podrían cometerse en los próximos días cuando nos acercamos a la fecha que los mareros dieron para realizar sus amenazas.

Queda en manos de la PNC y de la Fiscalía General profundizar estas investigaciones y determinar si son parte de un plan premeditado y anunciado en días anteriores o  es parte de los altos índices de criminalidad que imperan en el país y que tienen atemorizados a millares de salvadoreños a nivel nacional.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close